Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno destina casi 350 millones de euros para pagar misiones de las Fuerzas Armadas en el exterior

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la aplicación del denominado Fondo de Contingencia, dentro del cual más de 349,9 millones de euros irán destinados a pagar los costes de las misiones de las Fuerzas Armadas en el exterior.
Las operaciones de mantenimiento de la paz se financian en parte con el presupuesto anual del Ministerio de Defensa, pero sobre todo recurriendo al Fondo de Contingencia, creado para hacer frente a situaciones imprevistas, como por ejemplo los daños ocasionados por catástrofes naturales como una riada o un terremoto.
Es muy probable que el Gobierno tenga que aprobar otro fondo de este tipo a lo largo del año para poder financiar todas las operaciones que actualmente tienen en marcha las Fuerzas Armadas. El año pasado, el Ejecutivo dedicó un total de 1.034 millones de euros a las 15 misiones que estaban en marcha y en las que participaban más de 2.200 militares.
De este modo, las misiones internacionales costaron en 2015 un 40,5 por ciento más que el año anterior, lo que se debió sobre todo a la operación en Irak, en la que aún hoy participan 300 efectivos para entrenar al Ejército local contra el grupo terrorista Estado Islámico; el despliegue durante cuatro meses de cuatro 'cazas' Eurofighter en el Báltico; y el comienzo de la misión en el Mediterráneo para luchar contra las mafias de la inmigración.
Además, aunque la misión de Afganistán, la que ha sido una de las más largas (14 años) y peligrosas para las Fuerzas Armadas, ha llegado casi a su fin con el repliegue de 400 militares, la retirada no se produjo hasta finales de octubre. Así pues, durante casi todo 2015 el Gobierno tuvo que financiar simultáneamente varias operaciones muy numerosas y muy lejos de España, lo que eleva los costes de forma considerable.