Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco muestra su "condena más clara ante cualquier forma de reaparición de la violencia"

El Gobierno vasco ha mostrado su "repulsa y condena más clara ante cualquier forma de reaparición de la violencia", en referencia a la quema este miércoles de cinco autobuses en Loiu (Vizcaya), que podría tratarse de una acción violenta desarrollada con intencionalidad política.
Ante la posibilidad de que sea así, algo que está "pendiente de investigación y confirmación", el Ejecutivo dirigido por Iñigo Urkullu, a través de un comunicado, ha querido "despejar cualquier duda de incertidumbre o ambigüedad" porque "esta eventualidad hace que sea necesaria una valoración política clara, firme, preventiva y pedagógica".
De esta forma, tras expresar su plena solidaridad con la empresa Autobuses de Lujua y con todos sus trabajadores, y con "independencia de su autoría o de la intencionalidad reivindicativa de estos hechos", el Gobierno vasco ha manifestado "su repulsa y condena más clara ante cualquier forma de reaparición de la violencia". "El uso de la violencia con fines políticos sólo ha traído injusticia y sufrimiento a esta sociedad", ha subrayado.
El Ejecutivo considera, asimismo, "que se hace necesaria una condena explícita de estos hechos por parte de quienes en el pasado no lo hicieron y también por parte de organizaciones cuyas reivindicaciones en materia de presos coinciden de manera prácticamente literal con el comunicado de reivindicación hecho público hoy en relación con la quema de autobuses".