Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno catalán quiere que los municipios insistan en pedir una moratoria para lo que adeudan al Estado

La vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, ha afirmado este viernes que espera que el consejo de gobiernos locales que se constituye el día 27 de octubre pida de forma unánime al Estado una moratoria para la deuda de los ayuntamientos catalanes: 790 millones de euros.
"Espero que en la constitución del consejo de gobiernos locales también volveremos a hacer esta llamada de una manera más unánime para reclamar al Gobierno esta moratoria", ha afirmado Ortega.
La vicepresidenta ha agregado que se seguirá trabajando desde las entidades municipalistas, desde los principales ayuntamientos y desde las diputaciones para sumar todos en la misma línea de reivindicar la moratoria.
Su propuesta contempla la petición al actual gobierno y "también al futuro que salga después de las elecciones".
"Las liquidaciones negativas que tienen los ayuntamientos suben a unos 790 millones de euros, es una cantidad importante", ha recalcado después de recordar que una de sus primeras actuaciones tras tomar posesión fue pedir la moratoria al Gobierno.
La vicepresidenta ha hecho estas declaraciones en Lleida durante la clausura de la feria Municipalia en la que, según ha explicado, los expositores han expresado a la organización su percepción de que ha ido "particularmente bien".
"Este optimismo en los empresarios es muy bueno, realmente es un escaparate de primera magnitud por lo que respecta al mundo municipal con el valor añadido del diseño, la innovación y la imaginación", ha agregado.
El alcalde de la ciudad, el socialista Àngel Ros, ha coincidido con Ortega al señalar que los expositores han manifestado "una buena sensación ya que ha habido bastante actividad y han tenido muchas visitas que se podrán traducir más adelante en transacciones comerciales".
Ros ha calificado esta edición de exitosa "en un año difícil como consecuencia de la crisis actual, en el que se conseguido repetir el número de expositores (325), de la superficie de exposición (17.000 metros cuadrados) y los 22.000 visitantes de la pasada edición.