Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ofrecerá a la Generalitat diálogo sólo dentro de la ley, pero dejará claro el 'no' a un referendum

Rajoy asistirá al Pleno pero no ha desvelado si subirá a la tribuna de oradores, si lo hará la vicepresidenta o incluso los dos
El Gobierno y el PP subirán a la tribuna del Congreso el próximo martes para dejar claro el 'no' a la celebración de una consulta soberanista en Cataluña, pero también para reiterar su ofrecimiento al diálogo con las instituciones catalanas siempre dentro de la Constitución.
Tanto desde el Ejecutivo como desde el Partido Popular se ha venido insistiendo en estas dos ideas, columna vertebral del discurso de los 'populares' ante la apuesta inedependentista catalana y el debate del martes en el Congreso de la proposición de ley por la que el Parlamento catalán pide el traspaso a Cataluña de la competencia para organizar un referéndum. Una delegación del legislativo autonómico defenderá la propuesta ante la Cámara Baja, delegación en la que no estará el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que no acudirá tampoco como oyente.
Por el momento, se mantiene la incógnita de si tomará la palabra el propio presidente, Mariano Rajoy, si lo hará su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, o si hablarán incluso ambos. El orden del debate señala que el Gobierno puede tomar la palabra cuando lo desee y la agenda del presidente indica que el martes, a las cuatro de la tarde, ocupará su escaño en el hemiciclo del Congreso.
Pese a que no hay confirmación oficial, fuentes del PP consultadas por Europa Press dan por supuesto que uno de los dos subirá a la tribuna de oradores, aunque el propio Rajoy ha tratado de restar trascendencia a este punto. "Lo importante no es quién suba, sino el mensaje", afirmó el pasado jueves desde Bruselas.
Y el mensaje que el Gobierno quiere dejar claro en el Congreso es el de que está abierto al diálogo con las instituciones catalanas, pero siempre dentro de los límites de la Constitución Española. Entre otras cosas, insiste siempre Rajoy, porque no está en su mano ni en la de las Cortes ceder el derecho a decidir que pertenece al conjunto del pueblo español.
La medida de la importancia que el Gobierno le concede a este debate del martes la da el hecho de que aprovechó la posibilidad que le ofrece el trámite parlamentario para enviar un escrito al Congreso con sus argumentos en contra de que se apruebe la proposición catalana.
DENTRO DE LA CONSTITUCIÓN
El jefe del Ejecutivo ha advertido estos días de que la pretensión del Parlamento catalán con esta iniciativa es "simplemente privar al conjunto de los españoles de un derecho tan fundamental como es el derecho de decidir lo que quieren que sea su propio país". Y ha apostillado que este derecho está amparado por la Constitución Española como en lo hacen las constituciones de "todos los países del mundo".
Al mismo tiempo que ha mantenido tajante este 'no' a la consulta soberanista, Rajoy ha puesto el acento en las ventajas de la permanencia de Cataluña dentro de España, de la conveniencia y de las posibilidades de seguir juntos. Fuentes 'populares' aseguran a Europa Press que de hecho se quiere evitar que el del martes sea un debate bronco en el Congreso con la delegación y los representantes catalanes. Es decir, mostrar firmeza en los argumentos pero suavidad en las formas.
"Compartimos muchas cosas", ha venido insistiendo el presidente. "Tenemos todo tipo de relaciones y podemos tener mucho futuro en un mundo donde cada vez hay más integración y más unión", insiste. "Esa es la apuesta que vamos a hacer, creemos que es lo que dice el sentido común.
Rajoy ha asegurado también que espera una postura similar del PSOE ante un "tema de fondo" como éste. "No se varía de un día para otro. Estamos hablando de un tema esencial", ha subrayado.
"CON ÁNIMO DE DIÁLOGO"
El Grupo Popular, por su parte, estará representado por Alfonso Alonso, cuya intervención el martes en el Congreso estará centrada en los motivos jurídicos para negar la delegación de competencias a la Generalitat. Subrayará que la soberanía corresponde al conjunto del país y que una comunidad no puede decidir unilateralmente, por lo que no se le puede ceder esa competencia para una consulta "especulativa".
Alonso ha remarcado esta semana "lo importante" de que se vaya a producir esta discusión "en la casa del diálogo". "Aquí es donde hay que hablar y dar argumentos de tipo jurídico y político", ha enfatizado, antes de "agradecer" a los representantes del Parlament que hayan utilizado la fórmula de acudir al Congreso, un "foro importante donde está residenciada la soberanía nacional".
El portavoz parlamentario también ha remarcado el "ánimo de diálogo" con el que su partido acudirá a la cita del martes y no ha ocultado su deseo de que el debate pueda interpretarse como el inicio de un diálogo global aunque la propuesta del Parlament se vaya a topar con el 'no' de los grupos mayoritarios.
Dicho esto, Alonso también ha admitido que la oferta debe encontrar quién la recoja y ha expresado sea "tomada con valentía por parte de las instituciones catalanas".