Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno paquistaní culpa al indio de la falta de avances en el proceso de diálogo

Imagen facilitada por el partido de la Liga Musulmana (PML-N) este viernes que muestra a su presidente, Mian Shahbaz Sharif (d), durante un encuentro con el ministro indio de Exteriores, S. M. Krishna, en Islamabad. EFE/PML-Ntelecinco.es
Pakistán culpó hoy a la India de la falta de avances en el delicado proceso de diálogo bilateral y constató que sigue centrada en hablar casi exclusivamente de la lucha antiterrorista.
"La India no está totalmente preparada para el diálogo. Quisieron hablar sólo sobre algunos asuntos. El diálogo no puede avanzar si sólo prestamos atención a lo que la India considera importante e ignoramos las preocupaciones de Pakistán", zanjó hoy el ministro paquistaní de Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, según el canal televisivo "Express".
El jefe de la diplomacia paquistaní se refirió así al encuentro de ayer en Islamabad con su colega indio, S.M. Krishna, el primero de este tipo desde el atentado terrorista de Bombay de finales de 2008, que terminó con un compromiso tibio entre ambas partes para mantener abierto el canal de diálogo.
Qureshi, que ayer se esforzó en una rueda de prensa conjunta en subrayar el progreso de las conversaciones, lamentó hoy, justo cuando Krishna se disponía a volar de vuelta a Nueva Delhi, que la India aborde de forma "selectiva" el proceso e insista tan sólo en el terrorismo.
Pakistán no puede "permanecer callado" ante situaciones como la supuesta violación de los derechos humanos en Cachemira y tiene la voluntad de emprender un diálogo más amplio, declaró Qureshi.
Desde hace meses Pakistán insiste en retomar el llamado "diálogo integral", unas rondas de conversaciones sectoriales centradas en las disputas territoriales -particularmente Cachemira-, el terrorismo, el reparto del agua y las relaciones económicas.
Este formato, que se inició en 2004, se vio roto tras el atentado de Bombay, que la India achacó a un grupo cachemir con base en Pakistán. Desde entonces, Nueva Delhi intenta arrancar compromisos a Islamabad en materia antiterrorista pero se muestra renuente a avanzar en otros ámbitos.
A su regreso a Delhi, Krishna replicó en una comparecencia televisada que durante la reunión ambas partes intercambiaron impresiones sobre "todos los asuntos" de mutuo interés.
"Les dijimos que el terrorismo es el mayor obstáculo para normalizar nuestras relaciones. Hasta que esto no se solucione, todos los esfuerzos serán en vano", reiteró.
Los periodistas le preguntaron si era cierto que, tal y como sugirió hoy Qureshi, recibía constantes instrucciones de Nueva Delhi.
"No usé nunca mi teléfono, no hablé con nadie. Son unas declaraciones insólitas", dijo el ministro, quien matizó que en todo caso es habitual que en reuniones de este tipo se mantenga "contacto" con los líderes del país.
"El mandato que me dieron era tan preciso y tan claro que no necesitaba instrucciones adicionales de Delhi", se defendió.
Al ser cuestionado sobre si la India no está preparada para avanzar en el diálogo, Krishna evitó una respuesta directa y dijo haberse limitado al "mandato" que le habían dado, y se mostró "satisfecho" por el resultado de las conversaciones.
El jefe de la diplomacia india recordó que ha invitado a Qureshi a visitar la India -en una fecha aún sin fijar, posiblemente hacia "finales de año"- para retomar el diálogo.
La comparecencia conjunta de ambos se retrasó ayer varias horas, lo que dio pábulo a especulaciones sobre el rumbo de las conversaciones.
La India llegó a esta reunión tras semanas de violentas protestas en la Cachemira bajo su soberanía, donde ha desplegado al Ejército después de más de una década.
Desde la partición del subcontinente en 1947, las dos potencias sudasiáticas se han enfrentado en tres guerras y otros conflictos menores, la mayoría centrados en la disputa por Cachemira, uno de los temas más sensibles para la diplomacia india y que Pakistán quiere poner sobre la mesa de diálogo.
En contraste con el desencuentro de hoy, el secretario del Foro Nacional de Pescadores de la India, Manish Lodhari, dijo haber recibido confirmación de las autoridades paquistaníes de que 434 pescadores indios serán liberados, según la agencia IANS, aunque desde Islamabad no hubo un anuncio formal sobre ello.