Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco: "la planificación" de la Ertzaintza evitó una "batalla campal" en Bilbao con los ultras de Marsella

PP y UPyD reclaman el cese de la consejera y los responsables del dispositivo que consideran "insuficiente"
La consejera de Seguridad del gobierno vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, ha defendido este viernes el dispositivo de seguridad organizado por la Ertzaintza el pasado jueves por la visita a San Mamés del Olympique de Marsella, afirmando que hubo "previsión, decisión y planificación, pero, sobre todo, proporcionalidad", ya que los responsables del operativo "controlaron la situación en cuanto se produjeron los incidentes" y evitaron que se formara una "batalla campal".
"La situación estuvo bajo control y el operativo policial resolvió con la máxima celeridad las situaciones de riesgo, evitando riesgos mayores", ha insistido.
Beltrán de Heredia ha realizado estas declaraciones en el pleno de control al Gobierno vasco que se celebra en el Parlamento vasco, en respuesta a varias preguntas formuladas por EH Bildu, PSE, PP y UPyD sobre los enfrentamientos registrados el pasado jueves 25 de febrero en el centro de Bilbao, entre hinchas del Olympique de Marsella y del Athletic de Bilbao, que finalizaron con la detención de cinco aficionados, un herido por un botellazo y dos ertzainas lesionados.
La titular de Seguridad ha explicado que el pasado jueves, la Ertzaintza "duplicó con creces" el número de agentes destinado a la Seguridad en este partido --calificado de alto riesgo-- para el que se elaboró un plan de seguridad "con antelación suficiente, información contrastada y criterio profesional, tanto en lo preventivo como en lo relativo a la ejecución". "Los agentes, con sus responsables al frente a pie de calle, cumplieron con el trabajo encomendado", ha insistido.
Sin embargo, ha reconocido que "algunos" de los aficionados de ambos equipos "un grupo reducido" quería pegarse "intentando armar una batalla campal que la actuación de la Ertzaintza evitó". Asimismo, ha criticado que "se ponga el foco exclusivamente en la actuación policial, y no sobre cómo se debería concienciar en el respeto a la educación para evitar este tipo de incidentes".
Tras aclarar que no quiere "restar importancia" a los hechos, ha señalado que los responsables del operativo "controlaron la situación en cuanto se produjeron los incidentes" y "evitando que se extendieran a otros lugares de Bilbao". "La situación estuvo bajo control y el operativo policial cumplió con uno de sus principales objetivos: resolver 'in situ' las situaciones de riesgo con la máxima celeridad posible, evitando riesgos mayores", ha subrayado.
En este sentido, ha acusado a los grupos de la oposición de "magnificar un minuto de imágenes y exagerar lo que ocurrió" y de "tratar a la Ertzaintza como la causante de lo ocurrido" lo que considera una "gran injusticia". "La Ertzaintza actuó con planificación, proporcionalidad y profesionalidad tratando de evitar episodios de desorden público y de violencia", ha reiterado.
También ha informado de que el 7 de enero, varios mandos de la Ertzaintza se reunieron en Marsella para abordar este encuentro manteniendo un "trasvase de información constante". "En el dispositivo del pasado jueves hubo previsión, decisión y planificación pero sobretodo, dimensionamiento y proporcionalidad. Hubo un número suficiente de ertzainas destinados al Plan de Seguridad y proporcionalidad en su ejecución", ha subrayado.
CAMPAÑA DE CONCIENCIACIÓN
La consejera ha recordado que la Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte acordó declarar de alto riesgo la visita a San Mamés del Olympique de Marsella, "pocos días antes que la Dirección de Juegos y Espactáculos del Departamento de Seguridad impulsara una campaña de concienciación contra la violencia en el deporte".
Según ha explicado, entre el 19 y el 28 de febrero se repartieron 215.000 dípticos con el decálogo de buenas prácticas, se emitieron spots en los videomarcadores de los campos de futbol y televisión, anuncios en radio, periódicos y carteles, con objetivo de "poner en valor la responsabilidad personas frente a comportamiento y actitudes violentas en el ámbito deportivo".
Beltrán de Heredia ha explicado que su departamento apuesta por las "medidas preventivas" para evitar este tipo de incidentes. "La ertzaintza procura siempre prevenir para evitar. Seguiremos en esa línea de trabajo: concienciar para prevenir y prevenir para evitar", ha insistido.
El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga ha pedido que en este tipo de dispositivos "se ponga el acento en las medidas de prevención, contención y disuasión" y ha recordado la muerte del joven seguidor del Athletic Íñigo Cabacas en abril de 2012, tras una carga de la Ertzaintza con pelotas de goma en los alrededorres del viejo San Mamés tras un partido contra el Schalke 04 alemán, para destacar las consecuencias "insoportables" que pueden tener operativos "similares".
"El 'caso Cabacas' nos impulsa a establecer garantías de que aquello no se vuelva a repetir porque es una de las peticiones de la familia, a la que sin duda, los hechos del pasado martes, nuevamente les han reabierto las heridas", ha indicado.
LAS CRÍTICAS
La parlamentaria del PSE Miren Gallastegi ha considerado que la planificación de la Ertzaintza fue "claramente insuficiente" que "puso el peligro la seguridad de los ciudadanos y de los propios agentes". Además, ha destacado que esta denuncia es "recurrente" por parte de los sindicatos que han criticado la organización de diferentes dispositivos similares al del pasado jueves y ha denunciado que no había "ni un solo ertzaina" en las calles cercanas a San Mamés donde se produjeron los altercados.
"Solo hubo un despliegue policial enorme en las inmediaciones del campo pero no en el recorrido previo. Su labor, señora consejera, es controlar a los energúmenos para que el resto de las personas puedan ir por la calle con cierta seguridad y sin pensar que les va a caer encima, por ejemplo, el taburete de un bar", ha indicado.
La secretaria general del PP vasco, Nerea Llanos, ha criticado que Bilbao fue el pasado jueves un "caos" porque la Consejería de Seguridad "así lo quiso" porque "sabían perfectamente que de los casi 1.200 aficionados del Olympique, 300 eran ultras". "Había orden expresa de no actuar y utilizar exclusivamente medidas de contención, lo que suponía defenderse solo si atacaban a los propios agentes, no si atacaba a la ciudadanía", ha reprochado antes de considerar que la Ertzaintza parece una "policía de playmobil" por cómo está dirigida.
Para el PP, los ultras "acamparon a sus anchas" por Bilbao "ante la inacción de los agentes" y "el miedo de los ciudadanos". También cree que los cacheos en el estadio fueron "claramente insuficientes" y se introdujeron bengalas "con lo que supone de riesgo para los asistentes y multa al equipo". "El pasado jueves se puso en riesgo la seguridad de los ciudadanos y de los propios agentes. Se dio una imagen deplorable de Bilbao y de la propia Ertzaintza, por cómo está dirigida", ha insistido antes de reclamar el cese de la consejera.
El parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, ha reconocido que el hecho de que se produzcan altercados en "determinados eventos" puede ser "desgraciadamente" algo habitual, pero cree que "el problema en Euskadi es que lo habitual es la incapacidad de la Ertzaintza para hacer frente a esos altercados y para garantizar la seguridad de los ciudadanos". "La labor de la Ertzaintza no es concienciar a los ultras sino proteger a la ciudadanía vasca", ha recordado a la consejera antes de pedir su cese y el del director de la Policía vasca.