Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco plantea 21 ideas, apoyadas por dos tercios de los vascos, como bases para un discurso sobre el euskera

El viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno vasco, Patxi Baztarrika, ha planteado 21 ideas, apoyadas por dos tercios de la población vasca, como bases para "el suelo común de un discurso compartido sobre el euskera".
En una rueda de prensa en San Sebastián, Baztarrika, acompañado del sociolisgüista y director del proyecto Discursos Básicos sobre el Euskara (EGOD), Iñaki Martínez de Luna, han dado cuenta de los cinco discursos del euskera definidos en esta iniciativa de investigación (del Respeto, Pragmático, de Fomento, Reivindicativo y Receloso), así como del análisis que ha desarrollado la viceconsejería de Política Lingüística a partir de este trabajo para definir "lo que sería un suelo común de esos discursos".
Baztarrika ha explicado que este análisis parte de la convicción de que para actuar "con eficacia" en el proceso de revitalización del euskara, se requiere de la "adhesión de la ciudadanía", así como de "un amplio consenso social y político", al tiempo que ha manifestado que hay "oportunidad" en la sociedad vasca de crear "un nuevo discurso compartido, participativo y enraizado" sobre el euskera.
También ha reflexionado sobre el hecho de que lograr un amplio consenso político y social "no es suficiente", pero "sí necesario" para una política lingüística "democrática".
El viceconsejero ha recordado que el Consejo Asesor del Euskara, a propuesta de la viceconsejería vasca de Política Lingüística, aprobó un programa de trabajo para el ejercicio 2013-14 con el objetivo de "estudiar, contrastar, renovar y abrir vías que hagan posible la unificación de los discursos básicos sobre el euskera", un trabajo que quedó en manos de la Comisión Especial Euskara 21. Además, para acometer esta tareas se puso en marcha el proyecto EGOD, que dirige, al igual que la Comisión especial Euskara 21, Martínez de Luna.
A partir de los discursos del Respeto, el Pragmático, el de Fomento, el Reivindicativo y el Receloso sobre el Euskera, proyectados en 33 enunciados, el Gobierno vasco ha definido la "intersección" de los mismos, que considera "podría ser la base para el suelo común de un discurso compartido sobre el euskera".
De esas 33 ideas planteadas a través de encuestas a una muestra de 2.160 personas, un total de 21 cuentan con aceptación "superior al 66,5%, es decir, tienen el apoyo de dos tercios de la población vasca", por lo que según Baztarrika, constituyen un "suelo común" sobre el que trabajar para desarrollar políticas lingüísticas y medidas de apoyo al euskera.
De esos 21 enunciados, los que mayor apoyo recaban son la importancia de que los niños aprendan ingles, sepan castellano y euskara; que cada persona tenga derecho a elegir la lengua que prefiera y la obligación de respetar la elección de los demás; fomentar el respeto entre vascohablantes y castellanohablantes; respetar la voluntad de la clientela de ser atendida tanto en euskera como en castellano en comercios, empresas y administración; que quienes no saben euskera también apoyen su normalización; y la importancia de poder usar el euskera donde se desee.
Otras ideas apoyadas por más del 80% de la población serían la importancia de alcanzar un acuerdo que respete los derechos lingüísticos de todos; que la gente que sabe euskera tiene más oportunidades; que toda la población debe de sentirse orgullosa de que exista el euskera; que sería importante que la mayor parte de la población vasca aprendiera euskera; y que hay que comprender que mucha gente no puede aprender lengua vasca.
Con más del 70% del apoyo, otras de las bases para ese discurso común son que saber euskera facilita la integración en la sociedad y cultura vascas; que es cada vez más necesario para obtener trabajo; que hay que hacer esfuerzos para que euskera y castellano estén al mismo nivel; que es imprescindible emplear dinero público en la promoción del euskera; que los castellano hablantes a pesar de no entender el euskera deben aceptar que los vascohablantes lo usen entre ellos y que habría que exigir el conocimiento del euskara en determinados puestos de trabajo.
Finalmente con un 69 y 68% de apoyos están las ideas de interés hacia el euskera y presencia de esta lengua en el futuro. Baztarrika ha incidido en que en nuestra sociedad hay "un consenso amplio sobre todas estas cuestiones" que por lo que puede ser "un instrumento para fortalecer el discurso del euskera".