Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco planteará al nuevo Ejecutivo central que colabore con las instituciones vascas en el desarme de ETA

Espera aprobar antes del fin de la legislatura el anteproyecto de ley sobre víctimas de "contraterrorismos ilícitos" entre 1979 y 1999
El secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, ha afirmado este viernes que el Ejecutivo autónomo planteará al nuevo Gobierno central que es "necesario" que trabaje en colaboración con las instituciones vascas, tanto en el proceso de desarme de ETA como en materia de política penitenciaria, "para abrir una vía y terminar con esto de una vez".
En una entrevista concedida a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Fernández ha afirmado que hay que preguntarse "cuál es el efecto" que tiene el proceso de desarme de ETA en la situación política y social y en el proceso de paz, y ha lamentado que "llevamos cuatro años sin dar pasos notorios en este apartado y el efecto es totalmente negativo".
En este sentido, ha indicado que el Ejecutivo autónomo propondrá al nuevo Gobierno central que "asuma el problema" del desarme de ETA "en colaboración" con las instituciones vascas, y que, aunque en la propuesta "puede cambiar alguna u otra letra, en el fondo será la misma, el planteamiento será parecido".
"Lo más importante es que, para dar por finalizada esta situación, tanto en el proceso de desarme como en la política penitenciaria, es necesario que el Gobierno de España y las instituciones y el Gobierno vasco colaboren para abrir una vía y terminar con esto de una vez", ha reiterado.
Asimismo, ha considerado que hay "ciertos elementos importantes" para que se dé "un avance significativo". El primero sería que ETA expresara "un compromiso concreto de que el proceso de desarme es una decisión sin condiciones porque eso no está dicho y creo que sería importante para muchos".
"El segundo sería fijar un calendario, comprometerse a hacer esto o lo otro en plazos concretos, ya que eso tampoco se ha dicho. Y el tercero podría ser entregar un inventario, nos da igual a quien, puede ser al Gobierno vasco o a nivel internacional, a cualquier con algo de seriedad", ha explicado.
En este sentido, ha reiterado que la actual situación "no tiene ningún efecto positivo, sino todo lo contrario, tiene efectos negativos", ya que, según ha dicho, "políticamente tenemos una situación de bloqueo, aunque el único factor en esa situación no es el proceso de desarme, sino que hay más factores y la responsabilidad no es sólo de unos, sino que puede ser compartida". "Pero, indudablemente, la ausencia de avances en el proceso de desarme tiene como consecuencia una situación de bloqueo, y eso es evidente", ha añadido.
En este sentido, ha asegurado que esta situación de bloqueo "perjudica" a la sociedad y a la política vasca porque, en su opinión, "la sociedad y la política vasca tienen que avanzar, tenemos que mirar al futuro, y esto es mirar al pasado y estar atados al pasado, por lo que no tienen ningún sentido estar parados en esta cuestión".
VÍCTIMAS DE ABUSOS 1979-1999
Por otro lado, Jonan Fernández, ha afirmado que esperan aprobar antes del final de la actual legislatura el anteproyecto de ley para reconocer y reparar a las víctimas de los "contraterrorismos ilícitos" en Euskadi entre 1979 y 1999, en el marco de la lucha contra ETA, y ha destacado que, "aunque aún es pronto para decirlo, la actitud de todos los grupos es muy positiva".
Así, ha explicado que dicho anteproyecto "está en marcha", que la próxima semana comenzará el plazo para la exposición pública y que ya están en conversaciones con los grupos parlamentarios.
En este sentido, y tras calificar de "día muy importante" el acto de reconocimiento institucional a las víctimas de abusos policiales cometidos entre 1960 y 1978 que se celebrará mañana sábado en San Sebastián, presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu, el secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco ha destacado que, "aunque el camino no ha sido nada fácil y ha estado lleno de obstáculos, hemos logrado llegar hasta aquí y ya tenemos definido el recorrido del siguiente paso".
"Lo importante es que estamos haciendo este camino con un consenso importante. En algunos momentos hay que saber estar unidos, y éste es uno de esos momentos. La actitud de todos los grupos es muy positiva, y nosotros vamos a tratar de lograr el mayor consenso posible, porque, en este tipo de cuestiones, quizás merece la pena ir un poco más despacio, para lograr un mayor consenso, y ese es nuestro norte en estos momentos", ha indicado.
En esta línea, ha asegurado que están trabajando "sin descanso" para lograr aprobar el anteproyecto de ley para reconocer y reparar a las víctimas de los "contraterrorismos ilícitos" en Euskadi entre 1979 y 1999 antes del fin de la actual legislatura, y que, cuando se apruebe, "abriremos un plazo de dos años para presentar las peticiones".
En este sentido, ha dicho que es "muy difícil" cuantificar esas víctimas "sin meter la pata", y ha explicado que el Gobierno vasco informará en su momento "para que la gente sepa que se abre el plazo y que cada uno tenga opción de presentar su caso y sepa qué trámites tiene que hacer y dónde debe presentar su petición".
"Todo esto tiene un efecto personal, pero también político y social. El efecto personal es un reconocimiento personal y un acto de reparación, y social y políticamente también es muy importante reconocer que ha habido este tipo de conculcaciones de derechos humanos en nuestra memoria y en nuestra historia, y que también deben ser tenidos en cuenta a la hora de contar nuestra memoria y nuestra historia", ha asegurado.