Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La falta de Gobierno se cuela como octavo problema del país y suben los que critican la situación política

La inquietud por la corrupción sube casi cuatro puntos coincidiendo con la publicación de los 'papeles de Panamá'
La falta de Gobierno se coló en el 'top ten' de los problemas del país ocupando el octavo puesto de los asuntos que más preocupan a los españoles, a la vez que aumenta el porcentaje de ciudadanos que descalifica la situación política actual, según se desprende del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de abril.
El estudio, hecho público este viernes, se basa en un total de 2.490 entrevistas realizadas en 256 municipios de 49 provincias en los primeros diez días de abril, es decir, tras conocerse la ruptura de las negociaciones entre PSOE, Podemos y Ciudadanos y publicarse los llamados 'papeles de Panamá'. Eso sí, aún no había aparecido en esos documentos de sociedades opacas el entonces ministro José Manuel Soria ni había dimitido.
En este contexto, el paro se mantiene a la cabeza de los principales problemas nacionales, citado en el 78,4% de los cuestionarios (1,3 puntos más que hace un mes), seguido por la corrupción (47,8%), que también experimentó un repunte de casi cuatro puntos respecto a marzo, tras darse a conocer los primeros nombres de los denominados 'papeles de Panamá'. En la tercera plaza repiten los problemas económicos, que en este caso pierden medio punto y se cita en el 25,6% de las respuestas.
La preocupación por la clase política en general se mantuvo en el cuarto puesto aunque sufriendo un descenso respecto al pasado mes de marzo, pasando del 24% al 20,8%, y también descendió 0,6 décimas la inquietud que generan el Gobierno y los partidos (hasta el 1,8%).
DE 1,4% EN FEBRERO AL 7,1% EN ABRIL
En contraste, la falta de Gobierno ya aparece en un 7,1% de las respuestas, cuando en febrero había empezado a vislumbrarse con menciones en el 1,4% de los cuestionarios y en marzo había llegado a marcar un 3,1%. Es decir, hay un crecimiento de cuatro puntos en un mes, justo coincidiendo con la ruptura de las negociaciones de PSOE y Ciudadanos con Podemos.
La encuesta revela, además, que la mitad de los españoles ha seguido con "mucho" o "bastante "interés las negociaciones de los partidos por conformar un gobierno, frente al 38,6% que asegura que este tema le despierta "poco" interés o "ninguno".
Esa evidente preocupación por el devenir del diálogo que el PSOE, Ciudadanos y Podemos mantuvieron en las últimas semanas suscitó que este tema centrara "a menudo" o "algunas veces" las conversaciones que los españoles mantuvieron con sus familiares y amigos.
PESIMISMO ANTE LAS PERSPECTIVAS ECONÓMICAS FUTURAS
En paralelo, ha continuado aumentando el porcentaje de españoles que juzgan "mala" o "muy mala" la actual situación política. El pasado mes de marzo esa opinión se acercó al 80%, y, un mes después, los que la descalifican rondan el 82%. Y los que la definen como "buena" o "muy buena" sólo representan el 1,4%. Además, el 49,4% considera que es peor que hace un año y sólo un 18,6% confía en que mejorará dentro de doce meses.
También se produce un leve repunte de los consultados que critican la situación económica actual, cuya percepción comenzó a empeorar desde el pasado mes de febrero, rompiendo con la tendencia de los últimos meses.
En concreto, los que la califican de "mala" o "muy mala" se sitúan en el 68,4%, su registro más alto desde julio, mientras que es "buena" o "muy buena" para el 3%. Además, el 28,9% cree que ahora la situación económica del país está peor que hace un año y el 19,8% cree que se agravará aún más dentro de doce meses, la peor cifra desde diciembre de 2014.
Tras la clase política (20,8%), el quinto puesto fue para los problemas sociales (9,7%) y, el sexto, para la sanidad (9,3%), a la que sigue la educación (8,6%).