Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco cree que la prohibición es "muy grave" e "incomprensible" y "no acallará una reivindicación mayoritaria"

Llama a instituciones, partidos, ciudadanos y convocantes a actuar "con responsabilidad y altura de miras"
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que la decisión del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco de prohibir la manifestación por los presos de ETA convocada por la plataforma Tantza Tantza es "muy grave" e "incomprensible" y "no acallará una reivindicación mayoritaria" de la sociedad vasca. Además, ha llamado a instituciones, partidos, ciudadanos y convocantes a actuar "con responsabilidad y altura de miras".
Velasco ha prohibido la marcha, que tenía previsto celebrarse este sábado en Bilbao bajo el lema "Derechos humanos, resolución, paz. Euskal Presoak Euskal Herrira (Los presos vascos a Euskal Herria)", al considerar que la convocatoria parte de una asociación que sucede a Herrira.
En declaraciones a los medios informativos, poco después de conocerse la decisión judicial, Erkoreka ha afirmado que esta resolución es "muy grave" e "incomprensible" para la sociedad vasca "en la medida en que, año tras año", se han celebrado manifestaciones "idénticas, incluso en la época en la que ETA estaba en activo, sin ningún obstáculo ni prohibición administrativa o judicial".
"RESPONSABILIDAD"
Por otra parte, ha hecho "un llamamiento a la responsabilidad de todas las partes" y ha pedido tanto a las instituciones como a los partidos políticos, a la ciudadanía "y a los propios convocantes" que actúen "con altura de miras" y de forma responsable.
Además, ha advertido de que la prohibición de este acto "no acallará una reivindicación que viene siendo mayoritaria en la sociedad vasca" y que "ante este nuevo momento, exige una nueva política de Estado para la paz, que incluya una distinta política penitenciaria".