Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno andaluz tacha de "brindis al sol" la propuesta de Gallardón de reducir el número de aforados

El consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, ha calificado de un "brindis al sol" la propuesta efectuada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de reducir el numero de aforados, algo que el consejero considera que "ahora es un imposible".
Gallardón ha indicado que el objetivo es pasar de 17.621 aforados a 22, para lo cual será necesario reformar la Constitución, los estatutos autonómicos y la Ley Orgánica del Poder Judicial.
Ante esta propuesta, el consejero la ha calificado de "brindis al sol" por parte de Gallardón, que "quiere ganar buena fama y congraciarse con la sociedad después de la que montado con la Ley del Aborto y otras leyes".
De Llera ha indicado a Europa Press que habría que modificar la Constitución, para lo cual sería necesario un referendum, tras lo que ha recordado que el PSOE también la quiere modificar porque busca un modelo territorial distinto, de forma que la Carta Constitucional "habría que abrirla en bloque, no solo para tocar los aforamientos".
Para De Llera reducir el número de aforamientos "es un imposible ahora mismo" y lamenta que Gallardón "lo plantea sin plantear la reforma de varias leyes, cuando tiene que ir todo junto", toda vez que "dejarlo en 22 exige modificar la Constitución, muchos estatutos de autonomía y otras normas, y no es viable en estos momentos, es un brindis al sol del ministro".
El consejero lamenta que la Junta "desde el principio pidió al ministro que nos mantuviera informados sobre por dónde iba, y nosotros le informaríamos, para poder manejarnos, pero el ministro no me dio ninguna información, rompió conmigo y con Andalucía".
UN MODELO DEL SIGLO XIX
El consejero ha explicado que el modelo de proceso penal de España es un modelo del siglo XIX, toda vez que la Ley de Enjuiciamiento Criminal data de 1881, de forma que el modelo español "no logró romper del todo con el sistema inquisitorial de la Edad Media y el período absolutista", por lo que "en la pervivencia de ese modelo tiene sentido que haya tantos aforamientos". Ha recordado que en España los aforamientos permiten que sea un juez distinto para la instrucción judicial y también un tribunal distinto a la hora del juicio.
Frente al modelo español, el consejero ha recordado que "en todos los países europeos no existe la instrucción judicial porque la investigación de los delitos se encomienda al fiscal, para todos los delitos y todas las personas, por lo que el fuero para la instrucción judicial no se plantea". Agrega que "en los sistemas sajones no se plantea el fuero para el juicio, porque el tribunal penal para todos es el jurado, no hay. fuero".
Por ello, ante esta situación, para De Llera "no basta solo con reducir o suprimir los aforamientos, pues si se hace sin más se desestabilizarían las piezas del sistema vigente", sino que ve necesario "evolucionar hacia un nuevo modelo de proceso penal claramente acusatorio, similar a los sistemas sajones y europeos, que rige en todos los países europeos".
"El sistema actual es una antigualla, es un engorro, pues permite que las instrucciones se alarguen mucho", ha aseverado el consejero, quien recuerda que "reducir aforamientos sin más no es suficiente, sino que hay que reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, además de la Constitución".