Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno descarta reformar la financiación autonómica antes de que sea evaluada en 2015, el plazo que fija la ley

El Gobierno del PP descarta estudiar una reforma del sistema de financiación autonómica antes de que sea evaluado en el plazo que fija la ley y que sitúa a finales de 2015, momento en el que un comité técnico estudiará la fórmula aplicada estos años e informará "sobre posibles modificaciones".
Así se explica el Ejecutivo en una respuesta por escrito enviada al senador socialista Francisco Fuentes Curbelo, quien se interesó por este asunto tras la reunión entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero.
A juicio del senador, de las informaciones de aquella reunión se deduce que en 2013 se podría abordar la reforma del sistema, pero el gobierno lo sitúa dos años más tarde, a finales de 2015. En la respuesta parlamentaria, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno señala que la ley de financiación obliga a una primera evaluación del sistema "con referencia al año 2013", pero puntualiza que "debe entenderse en términos de devengo",
"Es decir, prácticamente hasta finales de 2015. Y no se prevé legalmente la evaluación del sistema a efectos de su posible revisión", añade el Ejecutivo.
Será en ese momento cuando el Comité Técnico constituido para ese seguimiento del sistema estudie qué resultados ha dado la fórmula que se ha venido aplicando y haga si considera oportuno nuevas propuestas al Consejo de Política Fiscal y Financiera, que es el órgano en el que se decide esta materia.
Son varios los gobiernos autónomos que reclaman una reforma del sistema al entender que el acuerdo alcanzado en 2009 no es útil en las actuales circunstancias económicas. Entre ellos, y además de Canarias, se encuentra la Generalitat de Cataluña, que va más allá y quiere firmar un pacto fiscal entre su comunidad y el Estado que acerque a Cataluña a la fórmula de financiación foral.