Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno reivindica su política de firmeza con Gibraltar y condecora a fuerzas de seguridad

Margallo subraya que la "cordialidad" con Reino Unido no equivale a ceder en la integridad territorial de España
El Gobierno en funciones ha reivindicado este miércoles la firmeza que ha caracterizado su política hacia Gibraltar, que no ha estado reñida con mantener la cordialidad con un socio estrecho de España como el Reino Unido, con el que se comparten valores e intereses comunes.
Los ministros de Exteriores y de Interior, José Manuel García-Margallo y Jorge Fernández Díaz, respectivamente, han presidido un acto en el Palacio de Viana en el que han condecorado a funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en reconocimiento a los servicios que han prestado en cuestiones relacionadas con Gibraltar.
Fernández Díaz ha elogiado la dirección que desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación se ha imprimido a la política sobre Gibraltar durante el mandato de García-Margallo, al que ha definido como un "patriota". "La cuestión de Gibraltar, hasta el día de hoy, está en muy buenas manos, en las de un patriota que tiene una clara idea de España", ha destacado.
El jefe de la diplomacia española ha explicado que la cuestión de Gibraltar es un "interés permanente" de la política exterior de España, pero ha querido subrayar que la firmeza en esta postura no está reñida con mantener unas relaciones "extremadamente cordiales" con el Reino Unido, como ha sido el caso en esta legislatura.
"Pero cordialidad no equivale a cesión, especialmente en lo que se refiere a una cuestión que afecta a la unidad de España y a nuestra integridad territorial, tema que ha cuestionado una de las prioridades de este Ministerio", ha precisado García-Margallo.
GIBRALTAR ROMPIÓ LAS REGLAS DEL JUEGO
El ministro ha recordado cómo cuando llegó al Ministerio en 2012 se encontró con que Gibraltar "había roto una y otra vez las reglas del juego, abusando de las cesiones obtenidas en el pasado", como fue el Foro tripartito de diálogo entre Madrid, Londres y Gibraltar creado en tiempos del Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.
"Este foro, creado con la mejor de las intenciones, no tengo duda de ello, no logró ni una aproximación sentimental de la población de Gibraltar ni tampoco un solo avance en materia política", en opinión de García-Margallo, quien, citando a Albert Camus, ha alertado de que "las buenas intenciones pueden ser tan dañinas como las malas".
"Lo único que consiguió este foro --ha insistido el ministro-- fue consolidar un modelo económico basado en la opacidad y la baja tributación en detrimento de las áreas colindantes del Peñón".
De ahí que el Gobierno de Mariano Rajoy haya actuado en una doble dirección con relación a Gibraltar: siguió reivindicando el regreso a las conversaciones bilaterales entre España y Reino Unido en torno a la disputa por la soberanía --un diálogo congelado desde 2002-- al tiempo que propuso, sin éxito, constituir un nuevo foro para abordar los asuntos de cooperación local entre Gibraltar y el Campo de Gibraltar, en que estuvieran representados las autoridades regionales y locales de ambos lados de la Verja.
Con respecto a los seis funcionarios condecorados, el ministro ha puesto en valor su trabajo para "asegurar el estricto cumplimiento de la legalidad haciendo gala de una vocación y un sentido del deber en una cuestión fundamental para la patria".
Los premiados, reconocidos con la Orden al Mérito Civil, son los oficiales de la Guardia Civil Patricia Angulo, Javier Holgado Vilches y Enrique Moyano Cuevas; el policía Ignacio Trujillano, el capitán marítimo Julio Berzosa Navazo y el capitán de navío Pedro Daniel Díaz Rivera.