Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno andaluz asume en solitario la financiación del programa de apoyo al alumnado con necesidades especiales

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha anunciado este viernes que la Junta asumirá en solitario la financiación del programa de refuerzo y apoyo al alumnado con necesidades educativas especiales tras la renuncia unilateral del Gobierno de España a la colaboración que mantenía desde 2006 en esta política de igualdad de oportunidades.
El Ejecutivo andaluz ha aprobado en Consejo de Gobierno el nuevo Programa de Refuerzo, Orientación y Apoyo en los Centros Docentes Públicos de Andalucía (PROA), con la misma dotación de 16 millones de euros del curso anterior. La iniciativa beneficia a todos aquellos alumnos de Primaria y Educación Secundaria Obligatoria (ESO) que requieren de apoyo por motivos socioeconómicos y culturales, fundamentalmente.
Junto con la previsión económica aprobada, el programa introduce también diversas mejoras cualitativas para el próximo curso. Entre ellas destacan la normalización de dos medidas que ya se venían aplicando, aunque no de forma sistemática: el acompañamiento escolar domiciliario a los alumnos que no pueden asistir a clase por prescripción médica y el apoyo a los alumnos inmigrantes en la enseñanza del idioma español.
De acuerdo con el PROA, la atención educativa domiciliaria se realiza en dos sesiones semanales de dos horas por la tarde. De este servicio se encargaron el curso pasado 45 profesores adscritos a las delegaciones territoriales de Educación, Cultura y Deporte y unos 25 monitores remunerados. Andalucía es la única comunidad autónoma española que lo presta, con más de 450 alumnos atendidos.
Por su parte, el acompañamiento lingüístico a alumnos inmigrantes consiste en sesiones fuera del horario lectivo con actividades de aprendizaje de la lengua española y de hábitos de estudio. Actualmente se desarrolla en más de 190 centros y beneficia a unos 2.500 alumnos.
Además de estas dos medidas, la política de educación compensatoria de la Junta mantiene el acompañamiento escolar convencional en horario no lectivo; la organización de actividades extraescolares, y la elaboración de materiales educativos, recursos didácticos y libros de texto adaptados. El servicio de acompañamiento se desarrolla en dos sesiones semanales con grupos reducidos de no más de diez alumnos. Su actividad se centra en la explicación de los contenidos más complejos, la realización de tareas y la enseñanza de técnicas de estudio.
Los datos de balance del anterior plan, desarrollado desde 2006, arrojan un índice de promoción del alumnado que cursa acompañamiento escolar superior en un 15 por ciento al general. Así, en 3º de ESO el 97,76 por ciento de los 50.000 alumnos atendidos pasó a 4º, frente al índice general 80,56.
PÉRDIDA DE RECURSOS ESTATALES
La retirada de la financiación estatal para este programa se suma a otras pérdidas de recursos procedentes de la anterior colaboración con el Ministerio de Educación, lo que ha provocado que la Junta haya tenido que asumir en solitario sus costes. Este es el caso de la gratuidad de libros de texto, medida que tan sólo mantienen actualmente Andalucía y Navarra, y que para la Administración autonómica ha supuesto cubrir un recorte estatal de 40 millones de euros en los dos últimos cursos.
El Gobierno central también dejó de financiar en 2012 el programa Escuela TIC 2.0, que permitió la digitalización de 13.000 aulas en la comunidad entre 2009 y 2011. La retirada de fondos estatales ha conllevado la pérdida de más de 25 millones de euros anuales en Andalucía. Actualmente, la Junta asume en solitario estas políticas y se destaca como la administración autonómica que más recursos tecnológicos pone a disposición del alumnado.
El endurecimiento de los requisitos académicos para las becas generales que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte también ha motivado la creación de una nueva ayuda autonómica, la beca Adriano, dirigida a evitar el abandono educativo por motivos socioeconómicos de los alumnos afectados. Esta beca ha beneficiado hasta ahora a unos 1.700 estudiantes, con una cuantía total de 2,5 millones de euros.