Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Goioaga ha pasado desapercibido en el Senado y sólo ha intervenido una vez, para acusar al Gobierno de "torturas"

El senador de Bildu y abogado de presos de ETA Iñaki Goioaga, cuyo despacho en Bilbao está siendo registrado por la Guardia Civil, ha pasado desapercibido en la Cámara Alta en el año que lleva ocupando un escaño y su actividad como parlamentario se limita a una única intervención ante el Pleno para acusar al Gobierno de permitir "torturas" a presos y detenidos.
El despacho de Goioaga está en las mismas instalaciones de la calle Elcano de Bilbao donde se encuentra el de la abogada Arantxa Zulueta, detenida ayer dentro de una operación contra la conexión entre ETA y sus presos, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Ayer, los agentes no registraron las dependencias del senador, que se encontraba presente en el momento de las detenciones, pero hoy han recibido autorización judicial para hacerlo al sospechar que podría haber servido para guardar material de los arrestados.
Fuentes parlamentarias han explicado a Europa Press que el aforamiento protege a Goioaga de ser detenido y procesado, no de los registros. En aquel caso, el juzgado que llevase el asunto debería enviarlo al Tribunal Supremo, que para juzgar a un senador o diputado debe pedir a la Cámara que le retire la inmunidad parlamentaria.
SENADOR INACTIVO
Goioaga es senador desde hace un año, tras ser elegido por el Parlamento vasco dentro del cupo de senadores autonómicos que le corresponde designar. Se integró en el Grupo Mixto junto a los tres senadores de Amaiur con los que comparte despacho y escaño.
La elección de Goioaga causó indignación en buena parte de los senadores, especialmente en el PP, pero pasado su estreno en el hemiciclo, el abogado ha pasado desapercibido y su actividad ha sido mínima. De hecho, se limitó a estar presente en algunas sesiones plenarias hasta el verano pasado aunque casi no participó en las votaciones. Es portavoz del Grupo Mixto en la comisión de Justicia, donde tampoco ha tomado la palabra.
Su única intervención en todo 2013 tuvo lugar en el Pleno del 7 de mayo de 2013, cuando formuló precisamente la pregunta al presidente del Gobierno que le correspondía a su grupo. Y aprovechó el turno para acusar al Ejecutivo de permitir torturas a los presos de ETA, "el sufrimiento de cientos de personas bajo periodo de incomunicación" y la muerte de algunos estando detenidos.
"Señorías, creo que sería un buen paso empezar a reconocer lo que ya en Euskal Herria reconoce todo el mundo: la existencia de la tortura", le dijo a Mariano Rajoy provocando fuertes protestas en el hemiciclo.