Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gómez Bermúdez termina la investigación contra el exalto cargo de la CAM y pregunta a las partes si debe ser juzgado

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha terminado la investigación abierta contra el expresidente de la Comisión de Control de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Juan Ramón Avilés y ha preguntado a las partes si abre juicio oral en su contra, archiva la causa o prefieren solicitar diligencias complementarias, según han informado fuentes jurídicas.
Avilés está imputado por delitos societarios y de administración desleal en el marco de una pieza separada a la de los gestores de la caja alicantina, en la que se investiga si la entidad concedió a sus empresas de forma irregular créditos por valor de 17 millones de euros.
Según un informe del Banco de España incorporado al sumario, se revela que Avilés utilizó uno de los créditos ICO Renove Turismo que le fueron concedidos para adquirir 80.000 euros en participaciones preferentes de la entidad y de las que se deshizo "antes de que aflorara de forma pública la delicada situación de la caja".
El informe desvela además que el antiguo directivo de la CAM pagó un interés del 1,50% para obtener el crédito y obtuvo una remuneración por sus participaciones preferentes del 7,25%, obteniendo un beneficio neto del 5,75%.
PREFERENTES VENDIDAS ANTES DEL RESCATE
Además, adquirió el préstamo a través de la sociedad La Vereda de Sucina, "contraviniendo" el acuerdo marco ICO Renove Turismo al destinarlo a la compra de preferentes. Antes del rescate, que obligó a la inyección de 5.249 millones de euros por parte del Fondo de Garantía de Depósitos, se deshizo de ellas "sin quebranto alguno para él" provocando que la caja tuviera que venderlas "a otros clientes".
"No hay que olvidar que al registrar pérdidas el Banco CAM (sucesor de la caja) en 2011, las participaciones preferentes han dejado de pagar el cupón y en estos momentos son de imposible venta y mucho menos lo serían por su nominal", advertía el escrito del supervisor.
Según la entidad reguladora, las actuaciones del grupo de empresas del ex presidente de la Comisión de Control de la CAM provocaron "debilidades e irregularidades en la gestión y control de riesgos" de la entidad pero también "un uso indebido e inapropiado" para su cargo que le permitió recibir un trato que "con todo fundamento se puede calificar como de favor desde la caja".
El informe del Banco de España también destaca que la Asamblea General aprobó que Avilés percibiese entre 2009 y 2011 un total de 14.996 euros en concepto de dietas, aunque llegó a embolsar 308.000.