Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González Pons pide a Fernández de la Vega que dimita "por haber mentido" al empadronarse

El vicesecretario general del PP, Esteban González Pons (d), y el secretario general del PP de la Comunitat Valenciana, Antonio Clemente, durante la rueda de prensa que han ofrecido en la sede de los populares valencianos, para dar un repaso de la actualidad política. EFEtelecinco.es
El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha pedido hoy a la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega que "dimita por haber mentido" sobre su empadronamiento en Beneixida (Valencia) ya que, según él, en una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que desestima la demanda de ésta, "se reconoce que ese empadronamiento fue irregular".
González Pons ha hecho estas declaraciones en la sede de los populares en la Comunitat Valenciana y ha asegurado que De la Vega "ha mantenido además la mentira a sabiendas de que no tenía razón".
La vicepresidenta presentó una demanda porque consideraba que González Pons había hecho una intromisión ilegítima en su derecho al honor en unas manifestaciones a los medios de comunicación, el 5 de diciembre de 2007, cuando el político popular calificó su empadronamiento en la localidad valenciana como "irregular".
El Juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid, desestimó esa demanda, lo que fue recurrido, y ahora, según ha anunciado hoy el dirigente popular, lo hace también la Audiencia Provincial de Madrid que, según Gonzalez Pons, le da la razón.
El dirigente popular, que ha calificado de "hipócrita a De la Vega en la rueda de prensa donde ha leído parte de la sentencia que luego ha sido facilitada a los periodistas, ha hecho hincapié en que con esa sentencia ahora los tribunales me dan a razón".
Ha subrayado que en la propia sentencia se califica el empadronamiento de "irregular" así como que si que "hubo un beneficio económico" para la familia de la vicepresidenta "fruto de una reclasificación de unos terrenos que no estoy diciendo que fuera ilegal".
Esa reclasificación era parte también de la demanda de María Teresa Fernández de la Vega contra González Pons quien hoy ha leído que en la sentencia se habla del aumento del precio por metro cuadrado de esos terrenos (de 9 euros/m2 a entre 70 a 100 euros/m2) y que fueron vendidos por 72.000 euros.
Ahora, ha añadido, "los tribunales reconocen que lo que yo había dicho era la verdad. Hoy gracias a la Justicia, en Valencia 'David ha vencido a Goliat'".
González Pons ha pedido que la vicepresidenta después de conocerse el fallo judicial, en el que se la obliga a pagar las costas de los dos procedimientos, que pida "disculpas a los valencianos por empadronarse irregularmente para aparentar lo que no era: una valenciana residente" y "en un segundo escalón que me las pida a mí ya que me ha insultado y ha consentido que me insulten".
Además dice a la vicepresidenta que ahora "es el momento de que regularice su empadronamiento" y que lo haga "en Madrid que es donde vive" ya que los tribunales le han dicho que su situación "es irregular".
"Si tiene dignidad democrática suficiente que dimita por haber mentido y por no haberse resistido a llegar hasta el final judicialmente hablando a sabiendas de que no tenía razones".
"De la Vega nunca ha dormido en la vieja casa de Beneixida ni lo hará", ha afirmado y ha citado el articulo 54 de la ley de Población que dice que hay que empadronarse "donde se reside habitualmente o se pase más tiempo al año".
Por tanto, ha recalcado, la vicepresidenta "tiene que ser la primera en cumplir manifiestamente la ley y no intentar que los tribunales callaran a un parlamentario de la oposición".
Esteban González Pons ha indicado que, si no dimite, "dé las razones que tiene" para no hacerlo y ha reiterado que con la sentencia "queda a salvo el derecho a la libertad de expresión de los candidatos políticos".
"Ya nunca más un candidato político por humilde que sea tendrá que tener miedo a la vicepresidenta que si no estaba satisfecha" en presionarle en los medios de comunicación "me amenazaba con llevarme a los tribunales".