Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González cree que en Venezuela se puede dar otro "Caracazo" si no hay diálogo entre el Gobierno de Maduro y la oposición

Margallo anuncia que en el próximo Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea, pedirá ayuda humanitaria para Venezuela
El ex presidente del Gobierno Felipe González ha afirmado que debido al conflicto que se está viviendo en Venezuela entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición puede volver a darse 'El Caracazo', como ocurrió en 1989 cuando las fuerzas del orden y el Ejército salieron a sofocar de manera violenta las protestas contra el Gobierno de Carlos Andrés Pérez (1989-1993), debido a la "crisis humanitaria" que ha provocado el desabastecimiento de alimentos y medicamentos.
Así lo ha asegurado durante el foro 'Venezuela: una reflexión sobre el presente', organizado por Red de Casas en la Casa de América de Madrid, moderado por el presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, y en el que han participado también el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo y el economista y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello Luis Vicente León.
González ha alertado del "poco tiempo" que queda para que haya un diálogo "urgente" entre la oposición y el Gobierno de Maduro, cuyo principal objetivo tiene que se la "reconciliación" y resolver las "tres crisis" que hay en el país bolivariano. Para el ex presidente español, hay una crisis "socioeconómica" que es "gravísima" que ha llevado al desabastecimiento de la alimentación básica y de medicamentos, que está "creando gravísimos problemas a millones de venezolanos". Según González, esta situación es comparable a la que vivió Cuba con la desintegración de la Unión Soviética.
En segundo lugar, se encuentra una crisis de "seguridad ciudadana" que "cada vez empeora más". Para el ex líder socialista es imprescindible que "el uso legítimo de la fuerza permanezca en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y no en grupos, milicias". De hecho, ha asegurado que "la inseguridad que lleva a la muerte" en Venezuela es como la de "los países en situación de guerra civil", que espera "que ojalá nunca tenga". En este sentido, ha abogado por un "control serio" de la posesión de armas de cualquier ciudadano venezolano porque "no hace falta, hace más falta harina y pan".
Por último, ha identificado una tercera crisis que se corresponde con la "institucional", por lo que ha pedido que tanto el poder ejecutivo como legislativo se sienten a "dialogar" y a negociar medidas como la "petición de ayuda humanitaria", porque "no hay otra salida", ha recalcado. En esta línea, ha instado a Maduro a que respete el cumplimiento de la Constitución venezolana y, por tanto, el referéndum revocatorio.
"HAY PEQUEÑAS IMPLOSIONES"
Con todo esto, González ha dicho que es posible que se pueda producir un nuevo 'Caracazo', ya sea "espontáneamente o por un elemento de provocación", pero cree que la principal causa puede ser el "grave desabastecimiento de alimentos". "Puede haber una implosión, de hecho hay pequeñas implosiones". No obstante, ha enfatizado que la "mayor parte" de las Fuerzas Armadas venezolanas "rechazan" la intervención militar del país.
Para evitar esto, ha propuesto que el diálogo se enmarque dentro una comisión que sea "paritaria" y con un presidente "de consenso, que a lo mejor habrá que buscar fuera de Venezuela como en El Salvador".
Por último, ha recordado que sigue siendo persona 'non grata' en el país gobernado por Nicolás Maduro --declarado así por la anterior Asamblea Nacional--, y ha bromeado con que no sabe si ese "título es bueno o malo", pero aun así, lo "soporta muy bien".
MARGALLO: VENEZUELA NO ES UN TEMA DE ACTUALIDAD POR LAS ELECCIONES
Por su parte, Margallo ha afeado al ex presidente del Gobierno que diga que Venezuela es un tema en boga porque España está en un proceso electoral y ha recordado que la primera intervención del Gobierno español en el país caribeño fue en abril de 2013. "Hemos intentado que la política exterior, en general, y la política latinoamericana, en particular, que sea una política de Estado. No es una política en contra de Maduro", ha remachado.
"Lo único que el Gobierno quiere es que Venezuela no caiga en el caos, que salga de la situación en la que está", ha asegurado, al mismo tiempo que ha defendido, también, el diálogo entre las partes y la "amnistía a los presos políticos". En este sentido, ha anunciado que en el próximo Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea, que se celebrará el 20 de junio, va a proponer el envío de ayuda humanitaria como "fórmula de ayuda" a los venezolanos.
Además, ha recalcado que se han puesto "los servicios españoles" a disposición de González, del también ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero --del que ha reconocido su labor de mediación y al que ha dicho que "apoya"-- y del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cada vez que han viajado hasta Venezuela.
En cuanto a la posibilidad de intervención militar en Venezuela, Margallo ha dicho que esto "es posible pero no probable" y que por ello se tiene que promover la "negociación política, acompañada de la económica" para conseguir "recuperar la confianza de los mercados".
DEFENSA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN ESPAÑOLES
Al finalizar el debate, los periodistas han preguntado al ministro de Exteriores su opinión acerca de que el Gobierno venezolano quiera emprender acciones judiciales contra los medios de comunicación españoles porque, en su opinión, están manipulando la realidad de su país, a lo que Margallo ha asegurado que "no acierto a comprender por qué motivo se puede enjuiciar a los medios de comunicación coincidan o no sus impresiones y sus crónicas con lo que ellos consideran que está pasando allí".
"Forma parte de la libertad de expresión y desde luego no creo que eso tenga la menor posibilidad jurídica ni siquiera de ser admitido a tramite", ha concluido.