Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gonzalo Fuentes (CCOO-A), "tranquilo" tras su imputación por Alaya, asegura que "no hay ningún tipo de ilegalidad"

El secretario general de Federación de Comercio, Hostelería y Turismo CCOO-A, Gonzalo Fuentes, se ha mostrado este viernes "tranquilo" ante la imputación de la juez que investiga el caso de los expediente de regulación de empleo (ERE) irregulares tramitados por la Junta de Andalucía en el ERE del Hotel Cervantes de Torremolinos (Málaga) En declaraciones a Europa Press, Fuentes que ha dicho conocer su imputación por los medios de comunicación, por lo que no comparte las formas, ha señalado que "se hizo un expediente ajustado a derecho". "No hay ningún tipo de ilegalidad, hemos hecho lo que teníamos que hacer e iremos cuando la jueza nos cite", ha subrayado.
El secretario general de Federación de Comercio, Hostelería y Turismo CCOO-A, Gonzalo Fuentes, se ha mostrado este viernes "tranquilo" ante la imputación de la juez que investiga el caso de los expediente de regulación de empleo (ERE) irregulares tramitados por la Junta de Andalucía en el ERE del Hotel Cervantes de Torremolinos (Málaga)
En declaraciones a Europa Press, Fuentes que ha dicho conocer su imputación por los medios de comunicación, por lo que no comparte las formas, ha señalado que "se hizo un expediente ajustado a derecho". "No hay ningún tipo de ilegalidad, hemos hecho lo que teníamos que hacer e iremos cuando la jueza nos cite", ha subrayado.
En este sentido, ha explicado que, por entonces, era secretario general de la Federación de Comercio en CCOO-Málaga y "asesoraba externamente" en el expediente de regulación de empleo. "Mi trabajo era verificar que los trabajadores que se prejubilaban se fueran con las mejores condiciones sociales posibles, que se destruyera el menos empleo posible y mantener el hotel abierto", ha explicado.
Asimismo, ha apuntado que este expediente tiene el visto bueno de la autoridad laboral. "La empresa y el comité de empresa llegan a acuerdo que pasa directamente a Inspección de Trabajo que verifica el acuerdo y comprueba que quien ha trabajado en la empresa tiene la documentación correcta", ha señalado Fuentes, que ha afirmado que "luego hay una resolución administrativa del delegado de empleo aprobando el expediente". De manera que, según asegura, "el sindicato es ajeno a comprobar si había personas ajenas a la plantilla o no".
En un auto dictado este jueves, al que ha tenido acceso Europa Press, la magistrada Mercedes Alaya argumenta que, del estudio del atestado de la Guardia Civil sobre el Hotel Cervantes, "se desprende que existen otras personas implicadas que serían conocedoras de la existencia de intrusos, intermediación y pagos" al exsindicalista de UGT-A y 'conseguidor' de los ERE Juan Lanzas, "así como de las presuntas irregularidades en la subvención".
De este modo, la juez imputa a un total de ocho personas, entre ellas a José Cabrera Molina, miembro del comité de empresa como secretario de la sección sindical de CCOO y prejubilado en el ERE del Hotel Cervantes, y a Gonzalo Fuentes Guerrero, integrante de la federación de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO en Málaga, a los que cita a declarar los días 22 y 23 de enero, respectivamente.
Los otros seis imputados, que también declararán durante los días 22 y 23 de enero, son Miguel Rodríguez Ortega, quien como director del Hotel Cervantes "firmaría" la solicitud del ERE "a sabiendas de la inclusión de dos personas que no tenían derecho a las prejubilaciones pactadas, falseando presuntamente los datos contenidos en las fichas relativas a ambos trabajadores respecto a la fecha de antigüedad en el hotel".
También imputa a Rafael Isla como gerente de Autos Marbesol, empresa adquirida por el Grupo Nueva Rumasa a quien atribuye la inclusión en el ERE del Hotel Cervantes del extrabajador de su empresa José Antonio Cuevas "con el fin de que fuera beneficiario de las prejubilaciones pactadas para los trabajadores del hotel sin que tuviera derecho a ello" el 'intruso'.