Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Govern acepta una decena de compromisos con la CUP sobre el 9-N e intentar recomponer unidad

Mas promete por escrito sacar las urnas y consensuar alternativas si hay "incidencias"
El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, ha explicado este lunes que el Ejecutivo ha asumido una decena de compromisos para garantizar la votación del 9 de noviembre, planteados por la CUP y con los que el Govern aspira a recomponer la unidad perdida entre los partidos proconsulta, y alcanzar así una "unidad técnica".
En rueda de prensa, ha explicado que el Govern creará un órgano con miembros de los partidos soberanistas para controlar el desarrollo de la consulta, que habrá comisiones territoriales, que aportará más información sobre campañas institucionales y que detallará cómo funcionará todo el operativo.
El "preacuerdo técnico" prevé también diseñar un calendario de ejecución de los plazos para la consulta; fomentar la presencia de observadores internacionales; un compromiso escrito del Govern para hacer posible el 9N; que el Ejecutivo se hace responsable de cualquier incidencia, y debatir con el resto de grupos todas las opciones y alternativas.
Homs ha descartado valorar qué grupos del bloque proconsulta avalan el preacuerdo --hasta hace una semana el bloque era CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP--, ha admitido que Govern y CUP sí lo comparten, y ha abogado por que todos se posicionen: "Cada uno es libre de valorar si es conveniente restablecer esta unidad técnica".
Aun así, defiende que este decálogo de garantías es la mejor forma de empezar a recomponer la unidad, ya que dotar de garantías el 9N permite a los partidos implicarse en esa jornada para que sea un éxito manteniendo el posicionamiento político expresado en los últimos días --en el que ERC había mostrado recelos sobre el nuevo sistema--.
El portavoz del Govern confía en que este preacuerdo --inspirado en las 11 garantías que la CUP reclamó al Govern para retomar los trabajos del 9N al romperse el consenso-- "pueda ser ratificado en las próximas horas" y dar paso a que la mayoría de grupos posibles vuelvan a trabajar juntos para hacer posible la votación.
Aun así, los diez compromisos avanzados este lunes por Homs, y que empezarán a detallarse y ponerse en marcha este martes, distan de los planteados por la CUP en algunos aspectos; por ejemplo, en que donde se hablaba de 'desacatar' posibles impugnaciones del Gobierno central, ahora se apunta a que el Govern se responsabiliza de "cualquier incidencia que le pueda ser imputable" y se compromete a consensuar alternativas.
MENSAJE A HERRERA
Pese a estas nuevas garantías, parece difícil que el bloque proconsulta vuelva a reunirse íntegramente; más, después de que ICV-EUiA haya cuestionado la votación planteada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y le haya culpado de "quemar la consulta para intentar salvarse él".
Los ecosocialistas piden que Mas aclare que la votación del 9N no se puede considerar una consulta y la ciña a una gran 'movilización' para que los catalanes demuestren que quieren votar sobre su futuro; e incluso el coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, avanzó que sopesa no ir a votar si no se cumplen esos requisitos.
Preguntado por esta posibilidad, Homs ha remarcado que todo el mundo es libre de decidir si quiere participar o no el 9N, y ha afirmado que Herrera es libre de hacer como los líderes del PP catalán y de C's, Alicia Sánchez-Camacho y Albert Rivera, que son contrarios al 'derecho a decidir' y ya han dicho que no irán a votar.
CASI 24.000 VOLUNTARIOS
Homs ha explicado también que este lunes a las 10.50 el número de voluntarios para el 9N registrados en la web de la Generalitat ascendía a 23.870 --el Ejecutivo apuntó que eran necesarios 20.000 para asegurar la logística de la jornada--.
Sin embargo, descarta cerrar el registro porque todavía deben contrastarse los datos de los ciudadanos registrados y es positivo tener más voluntarios de los imprescindibles, y ha explicado que el Govern trabaja para tener más puntos de votación que los 700 previstos inicialmente.