Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Gracias Majestad, acepto", la respuesta de Sánchez a la oferta del Rey

Felipe VI y Pedro SánchezEFE
"Gracias Majestad, acepto", ha sido la respuesta que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha dado al Rey Felipe VI cuando el monarca le ha llamado por teléfono para ofrecerle ser candidato a la investidura como presidente del Gobierno, han informado a Europa Press fuentes de la Casa del Rey.
Felipe VI ha llamado en la tarde de este martes a Sánchez una vez terminada la reunión del Rey con el líder del PP, Mariano Rajoy, que ha reiterado al monarca que sigue sin tener los apoyos suficientes para someterse a un debate de investidura aunque no renuncia a intentarlo en un futuro.
El Rey, que no ha vuelto a ofrecer a Rajoy ser candidato a la investidura después de que el líder del PP declinara la oferta que le hizo el monarca en este sentido el pasado 22 de enero, ha llamado entonces a Sánchez para ofrecerle a él que intente formar Gobierno y, después de que Sánchez aceptase la oferta, ha citado al presidente del Congreso, Patxi López, al Palacio de la Zarzuela para comunicarle esa decisión, que López ha hecho pública después en el Congreso.
Proponiendo a Sánchez el Rey se ha limitado a cumplir con lo que dice estrictamente el artículo 99.1 de la Constitución que afirma que el Rey, "previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno".
El monarca desbloquea así la situación, pero lo hace porque es la propia Carta Magna la que le obliga a proponer un candidato. El Rey ha tomado además esta decisión más de un mes después de las elecciones del 20 de diciembre, tras haber llevado a cabo dos rondas de consultas con los partidos políticos y después de que el líder de la fuerza más votada declinara ser el primero en someterse a un debate de investidura y el líder de la segunda fuerza sí aceptara esa oferta.
Si el Rey hubiera dado más tiempo a las negociaciones sin proponer un candidato a la investidura podría continuar el bloqueo político y el monarca se habría separado del papel de neutralidad política al que le obliga la Constitución, pues una decisión así pudiera interpretarse en favor de los intereses de unas fuerzas políticas sobre otras, según fuentes parlamentarias, que consideran por tanto "lógico" que el monarca proponga a Sanchez después de que Rajoy haya declinado intentar la investidura primero.
Felipe VI, subrayan las mismas fuentes, "no decide ni busca candidato", pues ésa es una competencia que compete al Congreso de los Diputados, reflejo de lo que los ciudadanos españoles han votado en las urnas.