Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grau insiste en el carácter privado de la fundación que sufragó parte del Valencia Summit

El vicealcalde de Valencia Alfonso Grau, quien declara como acusado en el juicio del caso Nóos, ha insistido en el carácter privado de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB) que él presidía cuando se suscribieron con el Instituto Nóos los convenios para la celebración de los denominados Valencia Summit en 2004, 2005 y 2006, parte de cuyo presupuesto fue sufragado por la entidad municipal.
Se trata de unas afirmaciones que contrastan con lo expuesto al respecto por el Tribunal de Cuentas, que en un extenso informe de fiscalización de las fundaciones de ámbito local aportado a la causa, señala que más del 80 por ciento de los ingresos anuales que percibe la FTVCB son aportados por el Ayuntamiento de la capital levantina, determinando así en su dictamen que se trata de una entidad integrante del sector público.
En concreto, el Valencia Summit constó de tres ediciones que tuvieron lugar en virtud de un convenio de colaboración y dos addendas posteriores suscritos entre la FTVCB, la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) y Nóos por un total de 1,044 millones de euros cada una -a los que se suma un canon de distinta cantidad en cada evento-, de los que 522.000 euros fueron abonados por la Fundación Turismo Valencia.
Al ser preguntado por el abogado que representa a los concejales del PSPV del Ayuntamiento, que reclaman ocho años de prisión para Grau, el acusado ha subrayado no haber tenido "nunca conocimiento de que la fundación efectuase un sólo convenio que no haya sido bajo el régimen del derecho privado. Me sorprende que se ponga en cuestión este tema".
Tras recordar que la Fundación se constituyó en 1990 por Feria de Valencia, la Cámara de Comercio, la Confederación de Empresarios y el propio Ayuntamiento, Grau ha incidido en que "exactamente no estaba sostenida por fondos públicos: algunos años los fondos del Ayuntamiento eran mayoritarios, pero jamás nunca nadie de la Corporación exigió a qué gastos se habían destinado. Su destino era finalista y su objetivo pasaba por colaborar con la Fundación para proyectar los intereses turísticos de la ciudad".
Es más, ha recalcado que la labor de la entidad fue un "éxito" puesto que, desde 1995, el trabajo de la FTVCB "logró que la ciudad quedase en tercer lugar, a nivel nacional, en cuanto a destinos turísticos".
Para su análisis, correspondiente al año 2009, el Tribunal de Cuentas solicitó información a un total de 407 fundaciones, entre las que destaca las entidades subvencionadas anualmente por parte de Ayuntamientos y/o Diputaciones "en un porcentaje considerable frente a otro tipo de ingresos", como es el caso de la FTVCB. Según el informe, la dependencia económica de estas fundaciones con determinadas entidades locales para el desarrollo de sus actividades "debería llevar a considerarlas como integrantes de ese sector público local".
De hecho, en el caso de la fundación valenciana, presidida en la actualidad por el vicealcalde del Consistorio, Alfonso Grau, el órgano fiscalizador apunta en su dictamen que si bien sus socios fundadores son tanto el Ayuntamiento de Valencia como la Cámara de Comercio de la capital del Turia, la Confederación empresarial y Feria de Valencia, más del 80 por ciento de los ingresos anuales los recibe de la Corporación municipal.