Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Griñán: "Cataluña sería mucho menos sin España y España perdería mucho sin Cataluña"

El expresidente de la Junta de Andalucía y presidente del PSOE, José Antonio Griñán, considera que "Cataluña sería mucho menos sin España y España perdería mucho sin Cataluña".
En un artículo de opinión bajo el título 'Cataluña: razones para entendernos', publicado este viernes en los diarios del Grupo Joly y recogido por Europa Press, Griñán afirma que cuando escucha argumentar al presidente catalán, Artur Mas, y a la mayoría de los que patrocinan la independencia de Cataluña le parece estar oyendo "no sólo una clara voluntad de separarse", sino también un "reconocimiento de España".
"Porque, al plantear su demanda de separación, no contemplan la oportunidad, ni siquiera la posibilidad, de dejar de conservar todo aquello que representa España para Cataluña; toda esa fortaleza que les aporta la realidad de, digamos, su triple ciudadanía: catalana, española y, por española, europea de la UE", según Griñán.
Añade que oye el discurso de separación y ve en él una "excelente exposición, incluso defensa, de lo que España significa para Cataluña: la ausencia de barreras arancelarias; la libre circulación de personas, bienes y servicios; el libre establecimiento de entidades financieras; la ciudadanía que nos da la pertenencia de España a la UE, o la caja única de la Seguridad Social", realidades todas ellas, a su juicio, "que gustaría conservar aún después de alcanzada la independencia".
Según el expresidente andaluz, el propio camino de la autodeterminación ha venido a poner de manifiesto que, en las relaciones entre Cataluña y el resto de España no hay, "ni mucho menos, un expolio", de ahí "la evidencia de los perjuicios que supone prescindir de todo aquello que significa formar parte de España".
Para Griñán, si este discurso de me quiero ir sin dejar de quedarme simplifica la realidad e impide medir racionalmente la cuestión, nada distinto ocurre con otro discurso alternativo que, desde el unitarismo, "pretende hacerle frente; ese que se envuelve en la simbología y aspira a uniformar a Cataluña, banalizando esa realidad indisoluble que es la diversidad". "Se trata también de un escamoteo que termina llevando el debate al territorio de las pasiones donde jamás se concilian las diferencias", apunta en el artículo.
A su entender, estamos ante "un problema que no se va a resolver apelando a la fuerza y a la colisión entre dos posiciones opuestas". Griñán pone de manifiesto el problema de una financiación autonómica nunca bien resuelta, una reforma estatutaria que "abrió heridas innecesarias", un Título VIII de la Constitución en el buena parte de sus artículos han perdido vigencia, o que las singularidades de Cataluña "no pueden estar en permanente impugnación desde el centralismo".
Para el presidente del PSOE, si estuviéramos dispuestos a tratar profundamente todos estos problemas pensando en el conjunto y "sin demagogias de agravios y enfrentamientos probablemente recorreríamos el camino preciso para hacer del nuestro un país más habitable, es decir, para hacer más España, que es de lo que se debería tratar".