Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grupo Transfronterizo traslada sus quejas ante el Parlamento andaluz por las "insufribles" colas en la Verja

Estíbaliz Menoyo, representante del Grupo Transfronterizo, compuesto por asociaciones empresariales y sindicales de Gibraltar y del Campo de Gibraltar, ha comparecido este martes en el Parlamento andaluz, donde ha trasladado sus quejas por las "insufribles" colas que están sufriendo los trabajadores de ambos lados de la Verja como consecuencia de los controles existentes en la frontera están afectando a la economía y al empleo.
Durante su comparecencia en la comisión parlamentaria de Asuntos Europeos, a propuesta de IULV-CA, Menoyo ha mostrado su "más absoluto rechazo" a la situación que impide la libre circulación entre ciudadanos de dos territorios de la Unión Europea (UE), cuestión que "contraviene" lo dispuesto en la Declaración de Derechos Humanos, siendo "inexcusable" el diálogo y la cooperación.
Tras afirmar que la normalización en el tránsito en la frontera de Gibraltar es el primer reto que asume esta organización, Menoyo ha mostrado su respaldo a todas las actuaciones contra el tráfico ilegal, pero siempre garantizando los derechos de las miles de personas que hacen uso de esta frontera a diario.
Ha dicho tener el firme convencimiento de que el diálogo y la cooperación son "inexcusables" para el desarrollo económico y social y se ha mostrado convencida de que son los políticos quienes tienen que ofrecer soluciones a la ciudadanía. "Si estos mismos controles se hicieran en aeropuertos, los aviones no saldrían", ha añadido.
JORNADAS DE 14 HORAS
"El actual funcionamiento de los controles conculca nuestros derechos como ciudadanos europeos y las insufribles colas están afectando a la economía y al empleo", ha advertido la representante de este colectivo, quien ha lamentado que estas colas "sistemáticas" obligan a muchos ciudadanos a tener jornadas fuera de casa de hasta 14 horas, al tener que esperar hasta seis horas para entrar y salir.
Menoyo, que ha destacado que estos horarios son "incompatibles" con un mínimo de conciliación familiar, ha insistido en que estas colas hacen "imposible" saber el horario de llegada a casa. Además, según ha denunciado, los lugares de las retenciones no cumplen los requisitos para un espera digna, con más de 42 grados en verano e importantes humedades y vientos, "una situación que se hace más dramática cuando hablamos de menores, enfermos y ancianos".
Finalmente, ha concluido su intervención mostrándose a disposición de todos los grupos parlamentarios para mantener las reuniones que consideren oportunas, donde poder explicarles todas las cuestiones que crean necesarias. "Andaluces, levantémonos y pidamos libertad de paso en la frontera", ha finalizado Menoyo.
PP-A: "EL GOBIERNO TIENE QUE TOMAR MEDIDAS CONTRA EL CONTRABANDO"
En el turno de intervención de los grupos, el diputado del PP-A Jacinto Muñoz ha afirmado que el Gobierno de la Nación está obligado a tomar medidas para evitar el contrabando, pero que al mismo tiempo está intentando que las relaciones con Gibraltar sean "sin tensiones". "Pero aquí se cuentan las cosas como cada uno quiere, porque cabe recordar que fue el Gobierno de Picardo quien creó el problema con los pescadores para darse a conocer", ha afirmado.
Tras insistir en que el Gobierno persigue buenas relaciones entre los ciudadanos de uno y otro lado de la Verja, Muñoz se ha mostrado convencido de que debe primar el diálogo y la cooperación dentro de la legalidad vigente y ha hecho alusión a las palabras pronunciadas por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre que "dialogar es un verbo que solo se puede conjugar dentro de la ley".
Muñoz ha reiterado que los controles no son "un capricho" del Gobierno de Rajoy, sino una obligación que siempre se ha llevado a cabo "con mayor o menos celo". "Son lícitos y obligatorios, y nunca controles políticos, sino técnicos", ha apostillado el parlamentario 'popular', quien ha rechazado que se pueda culpar al Ejecutivo central de la pérdida de trabajo en la Roca, sino al primer ministro, Fabian Picardo.
PSOE-A VE "INACEPTABLE" LA ACTITUD DEL GOBIERNO
Por su parte, la diputada del PSOE-A Rocío Arrabal ha lamentado que el Ejecutivo central esté manteniendo una situación de "tensión" con el Gobierno de Gibraltar y ha indicado que la constitución grupo transfronterizo es un "hecho histórico", que tiene como objetivo defender los intereses comunes de la ciudadanía de ambos lados de la verja.
Ha recalcado que es "inaceptable" la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy en últimos meses con respecto al paso fronterizo. Le ha reprochado que haya hecho desaparecer el foro de diálogo y que haya tensionado las relaciones, lo que dista mucho de lo que se entiende por buenas relaciones y normalización del tránsito.
La diputada socialista, que ha abogado por mantener el diálogo y por un espacio de convivencia calmada, ha lamentado que, con su actitud, el Gobierno "pone en peligro" el trabajo que Gibraltar da a más de 7.000 españoles y ha lamentado que dirigentes del PP se dediquen a echar "más leña al fuego" con sus declaraciones.
IULV-CA PIDE BUSCAR FÓRMULAS INTERMEDIAS
Finalmente, la parlamentaria de IULV-CA Inmaculada Nieto ha agradecido que el Grupo Transfronterizo haya acudido al Parlamento andaluz para explicar "de viva voz" cuál es el problema que están viviendo los trabajadores de la zona y que está teniendo graves consecuencias tanto en el ámbito económico como social, siendo más importante para IULV-CA la vertiente social.
Y es que, según ha explicado Nieto, no se entiende que las discrepancias que existen de tanto tiempo con entre el Gobierno del Reino Unido y España sobre la soberanía en la Roca acaben teniendo como "víctimas" a los ciudadanos, que no pueden moverse libremente entre ambos territorios. Ante ello, ha pedido que se busquen fórmulas para compaginar la lucha contra el contrabando con los derechos de la ciudadanía.