Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil cierra su último cuartel en Qala-e-Naw a pocas semanas de la retirada definitiva

La Guardia Civil ha cerrado ya su casa cuartel en la ciudad afgana de Qala-e-Naw, pocas semanas antes de que tenga lugar la retirada definitiva de las tropas españolas de la provincia de Badghis, según ha informado el Estado Mayor de la Defensa.
El desmantelamiento de la base española 'Ruy González de Clavijo' se está produciendo según lo previsto con el regreso a España de 16 guardias civiles y cuatro tiradores de Infantería junto con 114 militares de la Agrupación ASPFOR XXXIII tras finalizar su misión en el país asiático.
Los agentes habían formado parte de este contingente en el Equipo de Asesores Policiales (PAT), que ha realizado actividades de asesoramiento al Cuartel General de la Policía Uniformada afgana (AUP) y a sus comisarías y departamentos subordinados, así como en la Unidad de Policía Militar, que ha velado por el buen orden y el cumplimiento del régimen interior de la base.
Los guardias civiles terminaron su misión en Afganistán con un acto formal en el que formaron, cantaron su himno, recordaron a los caídos y arriaron la bandera. Así, la base de Qala-e-Naw va poco a poco vaciándose hasta que se complete la retirada definitiva en unas semanas, un repliegue que se ha adelantado con respecto a los plazos previstos inicialmente.
LA MISIÓN CONTINUARÁ EN HERAT
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ya anunció en 2012 que si las circunstancias de seguridad lo permitían se aceleraría la salida de Afganistán, si bien en 2014 continuarán en el país los militares desplegados en Herat, donde España gestiona el aeropuerto civil y militar y un hospital 'Role 2'.
Precisamente, durante su visita a las tropas españolas la pasada Navidad, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció la disposición de España a continuar con estas tareas más allá de 2014, cuando finalizará la actual misión de la OTAN en Afganistán.
La misión en Afganistán ha sido hasta el momento la más costosa llevada a cabo por las Fuerzas Armadas españolas en el exterior, ya que ha supuesto unos 3.500 millones de euros y ha costado la vida de 100 militares y guardias civiles y dos intérpretes españoles.