Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil sostiene que los confidentes "nunca son de las personas", como dijo Pamies

Los peritos ratifican que la cinta de videovigilancia tiene dos cortes "manuales" de 3 minutos
Los expertos en Criminalística de la Guardia Civil que han comparecido ante el tribunal que juzga el chivatazo a ETA que se produjo en el bar 'Faisán' han asegurado que, según "la doctrina policial al uso", los confidentes "son siempre de los cuerpos y nunca de las personas".
La conclusión de los peritos contradice lo dicho el lunes por el exjefe superior de Policía en el País Vasco Enrique Pamies, quien aseguró que tenía que acudir "personalmente" a la cita con el confidente, en la que justifica la presencia del otro acusado, el inspector José María Ballesteros, en el bar 'Faisán'. "Cuando consigues un confidente tú te lo guisas, tú te lo comes y tú te buscas la vida. Van dos si es una fuente abierta, un confidente de medio pelo", aseguró Pamies.
Los peritos, que han comparecido este miércoles en la tercera jornada del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional, han señalado, sin embargo, que esto no es lo habitual. "Por lo que conocemos de la doctrina de servicios internacionales y a nivel europeo, el tratamiento de fuentes o confidentes siempre se hace por dos manipuladores y la valoración siempre se hace por un órgano distinto a los manipuladores para asegurar la objetividad y el valor que pueda tener ese confidente", han expuesto.
A preguntas del abogado del Partido Popular (PP), Álexis Godoy, que en esta ocasión sí ha intervenido para realizar preguntas, los expertos han considerado "correctos" los métodos utilizados por el equipo de investigación que dirigía el comisario Carlos Germán y han señalado que el "móvil político" esgrimido por éste "se infiere del propio análisis del contenido de la filtración".
En este punto, uno de los peritos ha sido reprendido por el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, que ha entendido que esa valoración excedía de la mera función pericial. "Eso no lo podrían decir porque para eso estamos nosotros", les ha indicado.
SE CONFIRMA QUE LA CINTA TENÍA CORTES
Otros peritos del instituto armado que han comparecido en el juicio han ratificado que la cinta de videovigilancia que se grabó en la mañana del 4 de mayo de 2006 presenta dos cortes "realizados manualmente" por los cuales "desaparecieron" tres minutos y un segundo de grabación.
Los expertos han detallado que las interrupciones, una de dos minutos y 46 segundos a las 10.52 y otro de 15 segundos a las 11.11, no se pueden atribuir a "una avería del magnetoscopio ni a un corte de corriente".
Tras asegurar que no hay nada que les haga "sospechar" que la cinta entregada al juez "pueda ser una copia", han detallado que en el primer corte los agentes que manipulaban la cinta apretaron el botón de adelantado mientras que en el segundo se podría haber extraído la cinta o bien se habría interrumpido la grabación.
En todo caso, han señalado que entre las 11.14 y las 11.30 horas, tramo horario en el que las acusaciones y el equipo investigador sitúan la filtración policial, la cinta "no presenta cortes ni manipulaciones" y tampoco se observan alteraciones en el horario o la fecha.
COBERTURA TELEFÓNICA
Además, los peritos propuestos por la defensa de Pamies han sostenido que los tres repetidores analizados en la causa --el de la casa de Elosua (San Marcial), el del 'Faisán' (Zaisa) y el de Urdaine-- podrían cubrir como área de influencia la autopista A-8. El móvil de Ballesteros, según las acusaciones, fue registrado en el área de influencia del domicilio de Elosua porque, según argumentan, fue allí a buscarle antes de dirigirse al bar.