Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guerra retrata a Rajoy como un hombre "con desidia, galbana, tumbado, dormido, perezoso, indolente e indeciso"

Dice que la acción del Gobierno, incluso con "la irresponsable actitud" de la oposición, ha logrado derrotar a ETA
El cabeza de lista del PSOE por Sevilla al Congreso de los Diputados y presidente de la Comisión Constitucional en dicha Cámara en las dos últimas legislaturas, Alfonso Guerra, ha confiado este lunes en que el día de las elecciones generales los ciudadanos "acierten en su elección" porque la complejidad de la situación exige una personalidad en la cúspide de la representación política que esté a la altura de la circunstancias, esto es, "un hombre inteligente, despierto, levantado, ágil, y capaz" porque nada sería menos conveniente que encontrar en la cima de la política a un hombre con "desidia, con galbana, tumbado, dormido, perezoso, indolente e indeciso".
Guerra, que ha pronunciado la conferencia 'España, en la encrucijada' en el foro 'Encuentros 2000' y que fue presentado por la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, ha hecho referencia a que la crisis financiera ha afectado muy "gravemente" a España y que de ella hay que salir colectivamente, como mínimo en el ámbito europeo, y ha estimado que hay que actuar muy rápidamente.
Ha expresado, de cara al 20 de noviembre, que su deseo es que los españoles "elijan lo mejor para su futuro", apuntando que se trata de optar por unas ideas o por otras. "Existe un amplio margen de discreción entre las políticas neoliberales que triunfan en el mundo, pero que empobrecen a la población, y los proyectos socialdemócratas, que son garantía de continuidad del estado del bienestar con las reformas que exigen los cambios que se están produciendo", ha señalado.
El candidato socialista ha recordado que hoy la mayoría de los gobiernos de Europa son conservadores, pero pronto todo "girará de nuevo y serán los propios representantes del capital internacional los que habrán de acordarse de que existe la socialdemocracia para que ponga orden en el concierto internacional".
A su juicio, el extremismo de la práctica económica de los conservadores va a "generar un malestar social que inevitablemente desembocará en desorden social". Según ha apuntado, el modelo de desregulación y enriquecimiento de los ya poderosos económicamente resultará "peor remedio que la enfermedad".
En este sentido, ha indicado que la oferta que hace el PSOE "pretende evitar un descalabro de la sociedad española" si los fanatizados con la tesis de la escuela de Chicago tuviesen la oportunidad de dirigir la economía española en esta situación de crisis global. Según ha señalado, los responsables de orientar la economía en el partido conservador, en clara referencia al PP, pretenden que de aumentar la disponibilidad dineraria mediante reducciones fiscales de la élite económica de la sociedad, habrá de derivarse mayor inversión en las empresas que supondría mejora para los trabajadores.
"Pero la experiencia no certifica esa visión beatífica de las grandes fortunas", según Guerra, para quien lo que resulta es que se produce una transferencia de renta de los sectores más débiles hacia las élites más poderosas económicamente de la sociedad.
A juicio del candidato socialista, detrás de esos planteamientos del PP hay una "impostura más de unos cuantos políticos poco propensos a hablar con datos y realidades". "Los que se refugian en imágenes de márketing para no comprometerse con un proyecto social", según Guerra.
Para Guerra, como la Unión Europea y los gobiernos europeos no parecen dispuestos a adoptar una posición verdaderamente europeista que haga de Europa una unión política, con una fiscalidad común y una garantía intrínseca de la deuda europea, "vivimos en el peor de los escenarios".
Ha expresado que los acontecimientos no hacen más que convencerlo de que no es posible pedir al mismo tiempo "recorte de gasto, reducción de deuda y crecimiento económico".
DERROTAR AL TERROR
De otro lado, Alfonso Guerra ha indicado que aún queda por rematar la desaparición del terrorismo "cruel" que ha azotado al País Vasco y toda España desde hace seis décadas y ha indicado que es reconocible que la acción del Gobierno, aún con los "impedimentos de la irresponsable actitud de la oposición", que la tarea de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de los tribunales de justicia y la colaboración internacional "han logrado derrotar al terror, pero aún se necesita estar vigilante hasta lograr su desaparición total".
Para Guerra, es muy importante reconocer que la sociedad española ha tumbado a ETA, pero tampoco se puede ocultar que ha sido con un gobierno socialista y que los últimos ocho años el que llevaba la lucha antiterrorista es precisamente el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno en las elecciones del 20 de noviembre. Ha expresado que le extraña que la gente no vaya a ver eso.
En referencia al actual estado autonómico, Guerra ha opinado que hay "peligro de que se dispare la insolidaridad entre representantes de unas comunidades autónomas y que se extienda a los ciudadanos". A su juicio, alguien tiene que poner pie en pared "en este plano inclinado que nos arrastraría a enfrentamientos indeseados e indeseables".
Ha indicado además que en nuestro país los jóvenes constatan que la desigualdad se agranda, ya que muchos de ellos no logran integrarse en la sociedad mediante un puesto de trabajo con el que contribuir al enriquecimiento de la nación. Por ello, según ha precisado, se rebelan ante el "conflicto" que supone la pérdida del empleo o de la vivienda y ha apuntado que a estos graves problemas debe responder el Gobierno que surja de las urnas si quiere evitar un distanciamiento de los ciudadanos con la rex pública, que puede conducir al desorden social.