Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gutiérrez Limones no asiste al pleno de su renuncia y la mayoría de la oposición abandona la sesión

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha celebrado este martes un pleno extraordinario, para dar cuenta de la renuncia A la Alcaldía del socialista Antonio Gutiérrez Limones, quien no ha asistido a la sesión alegando la "imposibilidad" de acudir a la misma. La mayoría de los concejales de la oposición, además, ha abandonado el salón de plenos después de que la edil socialista Miriam Burgos, en su calidad de presidenta del pleno, no haya permitido intervenciones pero sí haya defendido supuestamente la gestión del alcalde saliente.
Antonio Gutiérrez Limones, según la documentación recogida por Europa Press, había comunicado mediante un escrito dirigido al secretario general del Ayuntamiento alcalareño, su decisión de delegar en la primera teniente de alcalde, la edil socialista Miriam Burgos, la Presidencia del pleno en la sesión extraordinaria destinada precisamente a dar cuenta de su propia renuncia a la Alcaldía. En su escrito, el alcalde saliente alegaba la supuesta "imposibilidad" de asistir a la sesión.
A partir de ahí, y según han informado a Europa Press fuentes municipales, Miriam Burgos no habría permitido intervenir a los portavoces de las fuerzas de oposición, bajo la premisa de que la sesión se circunscribía al mero acto formal de dar cuenta de la renuncia de Antonio Gutiérrez Limones.
No obstante, y según denuncia la mayoría de las fuerzas de oposición, Burgos habría comenzado a leer un manifiesto en defensa de la gestión de Gutiérrez Limones, tras lo cual los concejales de la oposición, salvo la portavoz municipal de Ciudadanos, Rosa Carro, y las dos ediles de Alcalá Puede escindidas de Podemos, han abandonado el salón de plenos como muestra de repulsa a dicho gesto.
Antonio Gutiérrez Limones, recordémoslo, anunciaba el jueves pasado su decisión de renunciar a la Alcaldía de Alcalá, alegando que repite como número tres en la candidatura del PSOE al Congreso de los Diputados por la provincia de Sevilla y no quiere prolongar la "incompatibilidad orgánica" en la que, como diputado nacional por el PSOE, ha incurrido durante esta pasada "legislatura atípica".
Previamente, el miércoles, el Juzgado mixto número dos de Alcalá de Guadaíra, que investiga las presuntas irregularidades y desvíos detectados en la gestión de la extinta sociedad municipal Alcalá Comunicación Municipal (ACM), perteneciente al Ayuntamiento alcalareño, había acordado dar "conocimiento" de la causa a Gutiérrez Limones, "para que se persone si así lo desea a los efectos de que pueda ejercer su defensa frente a los hechos que se le imputan".
A través de un auto fechado el día previo a la renuncia de Gutiérrez Limones a la Alcaldía y recogido por Europa Press, el juez acordaba "dar conocimiento y traslado de la presente causa a Antonio Gutiérrez Limones, para que se persone si así lo desea a los efectos de que pueda ejercer su defensa frente a los hechos que se le imputan, otorgándole la posibilidad de constituirse como parte y tome conocimiento de la misma".
LA MOCIÓN DE CENSURA
La renuncia de Limones coincide, además, con un momento en el que los concejales del Ayuntamiento de Alcalá pertenecientes a IU-Alternativa Alcalareña y el PA, junto con los dos concejales de Alcalá Puede leales a Podemos, intentaban promover en su contra una moción de censura. Y es que Limones gobernaba en minoría con un equipo de nueve ediles frente a 16 concejales que suman las fuerzas de oposición, después de que en la sesión de investidura del pasado 13 de junio fracasase un intento de la oposición por conformar un gobierno alternativo.
Ante el nuevo escenario que se abre de cara a la futura sesión de investidura, el PSOE ha tendido su "mano" al resto de fuerzas municipales alcalareñas, mientras los concejales promotores de la citada moción de censura insisten en la necesidad de conformar un gobierno alternativo y en el PP, el grupo municipal invita al resto de partidos de la oposición a sentarse "porque ahora es el momento", toda vez que las estructuras superiores del PP descartan que los populares formen gobierno en Alcalá de Guadaíra con concejales de fuerzas como Podemos.
SITUACIÓN DIFÍCIL EN ALCALÁ
Recordemos que la corporación municipal alcalareña está formada por nueve concejales del PSOE que gobiernan en minoría frente a una oposición formada por cinco ediles del PP, cuatro de Alcalá Puede divididos entre dos capitulares escindidas de Podemos y otros dos leales de este partido, tres concejales de Izquierda Unida-Alternativa Alcalareña, dos del PA, una de Ciudadanos y otra última concejal que concurrió también por la formación naranja pero ha sido recientemente expulsada de sus filas.
Se trata, así, de nueve concejales del Gobierno municipal socialista frente a 16 de la oposición, si bien después de que las concejales de Alcalá Puede Jésica Garrote y Sheila Carvajal abandonasen Podemos, dicho partido les acusó de ser "cómplices" del Gobierno municipal del socialista Antonio Gutiérrez Limones, por votar a favor de iniciativas controvertidas del Equipo de Gobierno.