Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hernando (PP), tras la alusión de Villalobos a las rastas y los piojos: "Es una forma simpática de hablar"

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha quitado hierro a las palabras de la recién reelegida vicepresidenta primera de la Cámara, Celia Villalobos, defendiendo las rastas de los nuevos diputados si las llevan "limpias" y sin "piojos", ya que, según ha recalcado, es una "forma simpática de hablar" y no tiene "más trascendencia".
En concreto, Villalobos ha asegurado que a ella no le importa que alguno de los nuevos parlamentarios lleve rastas en el pelo. "Yo tengo sobrinos y familiares y chavales que llevan rastas, a mí con que las lleven limpias, para que no me peguen los piojos, me parece perfecto", ha dicho.
En declaraciones a Cuatro, recogidas por Europa Press, Hernando ha admitido que no tenía interés en hacer "declaraciones" sobre las "declaraciones" de Villalobos. "Es una forma simpática de hablar, no tiene más trascendencia", ha enfatizado.
MÁS MUJERES QUE HOMBRES EN LA MESA
En este sentido, el dirigente del PP ha señalado que "lo importante" es que Villalobos fue "elegida vicepresidenta primera" y, "por primera vez en la historia hay una Cámara que tiene mayoría de mujeres". "Hay seis mujeres sentadas en la mesa", ha resaltado.
A su entender, eso si que es un "hecho trascendental para la historia" de España. De hecho, ha señalado que Clara Campoamor, que luchó por el voto de la mujer, estaría "enormemente satisfecha" al ver que hay una mesa con "mayoría de mujeres" (seis frente a tres hombres).
El portavoz parlamentario del PP ha insistido en que se trata de un "gran avance social" al que hay que darle "relevancia" en "lugar de estar a otros asuntos" --como las palabras de Villalobos-- que, en su opinión, "no dejan de ser anécdotas".