Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hernando esperaba un "desmentido contundente" de Rubalcaba sobre el "espionaje" al PP y lo ve un "silencio culpable"

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, ha dicho este martes que esperaba un "desmentido contundente" por parte del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre las informaciones que apuntan a la existencia de una trama policial corrupta que habría espiado al PP cuando Rubalcaba era ministro del Interior y ha advertido de que es un "silencio culpable".
"Yo esperaba un desmentido contundente por parte de Rubalcaba sobre ese tipo de fechorías o esperaba una explicación que le desvinculara al menos de esas personas. Ni una cosa ni la otra. Ni él ni el PSOE. Esto nos preocupa porque es un silencio culpable que pesa como una losa sobre el PSOE y que es necesario aclarar", ha manifestado Hernando, en declaraciones a los medios de comunicación en la sede del PP en Génova.
En este sentido, ha confesado que los 'populares' han visto con "perplejidad la falta de explicaciones de Rubalcaba ante el escándalo del watergate de espionaje y corrupción contra el PP", a su juicio, protagonizado por "algunas personas, presuntamente, relacionadas con el Ministerio del Interior, muy vinculados a Rubalcaba". "El espeso silencio de Rubalcaba no es precisamente la respuesta que están esperando en estos momentos los ciudadanos", ha aseverado.
Por eso, Hernando ha insistido en la necesidad de que la justicia llegue "hasta el fondo" pero también "en la necesidad de que el PSOE se pronuncie claramente sobre un asunto tan deleznable como este".
"Espiar a la oposición desde instituciones o empresas vinculadas con las altas esferas del Gobierno es algo propio de países bananeros pero es algo impropio en una democracia como la nuestra y debe derivar y debe llevar acarreado no sólo sanciones penales sino también responsabilidades políticas", ha concluido.