Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Homanaje a los abogados de Atocha, asesinados hace 33 años

El presidente del Congreso, José Bono, se ha sumado hoy al homenaje a los abogados laboralistas de Atocha, asesinados hace 33 años, y ha dicho que "los compañeros asesinados representan, de forma excepcional, la transición" y "quienes dieron su vida por la libertad merecen que no les olvidemos.
Bono, que ha dicho acudir al homenaje "no como presidente del Congreso" sino porque fue abogado de la acusación particular en el juicio que siguió al asesinato, ha recalcado que "nadie muere del todo mientras no se le olvida" y ha insistido en que el protagonista de la transición fue el pueblo español y quienes dieron su vida por la libertad sus auténticos representantes.
El homenaje por las cinco personas asesinadas -cuatro abogados y un sindicalista- el 24 de enero de 1977 en un despacho de CCOO en el número 55 de la calle Atocha se ha iniciado con una ofrenda floral en el monumento "El abrazo" de Juan Genovés, levantado en memoria de los fallecidos y a escasos metros del despacho laboralista.
Casi un centenar de personas se han dado cita al pie del monumento de Genovés "por la restauración de la libertad", según reza en una placa, y han guardado un minuto de silencio.
Además del presidente del Congreso, José Bono, han estado presentes en el acto el secretario general del PCE, José Luis Centella; el decano del Colegio de Abogados de Madrid, Antonio Hernández Gil; el secretario general de CCOO de Madrid, Javier López; el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz-Huertas; la abogada laboralista Francisca Sauquillo y el secretario general del PCE de Madrid, José Ramón Sanz, entre otros.
También se ha aprovechado el acto para otorgar "un pequeño homenaje" a la quiosquera de la plaza, Rosario Heredero, cuyo puesto de periódicos se ubica al pie del monumento y que durante años ha ido explicando a quien le preguntaba el por qué del mismo y la historia de los abogados laboralistas asesinados.
El segundo homenaje ha tenido lugar en la sede de CCOO de Madrid, en el auditorio Marcelino Camacho, donde se ha querido hacer un acto de reconocimiento a cuantas personas han contribuido a la defensa de los derechos y las libertades.
Así, se ha otorgado un reconocimiento a los abogados que ejercieron la acusación particular: Jaime Sartorius, Antonio Rato, Cristina Almeida, José María Mohedano, José Luis Núñez y José Bono, quienes han recibido una placa con la reproducción de la simbólica escultura "El abrazo", de manos de la familia a la que representaron.
Asimismo se ha entregado el Premio Abogados de Atocha 2010 al poeta Marcos Ana, que pasó 23 años en cárceles franquistas, y al "falsificador del PCE" Domingo Malagón, a quien se le reconoce su contribución a que muchos implicados en la lucha contra la dictadura pudieran contar con documentación falsificada.
El acto también se ha planteado con vocación de futuro y de legado histórico, para que no se pierda la memoria de los abogados asesinados: Luis Javier Benavides, Enrique Valdevira, Serafín Holgado y Francisco Javier Sauquillo, así como el sindicalista Angel Rodríguez Leal.
Previamente, políticos y sindicalistas visitaron las necrópolis de Carabanchel y San Isidro donde los abogados se encuentran enterrados.