Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Gómez Ulla tendrá un equipo de despliegue rápido ante incidentes biológicos en las misiones en el exterior

El Hospital Central de la Defensa 'Gómez Ulla' dispondrá de un equipo de despliegue rápido para la investigación de brotes por agentes biológicos que puedan surgir en las misiones en el exterior en las que están desplegadas las Fuerzas Armadas.
Este equipo es de carácter modular, reducido y autónomo, además de altamente especializado, y tendrá la capacidad de dar apoyo científico y técnico al jefe de una fuerza desplegada en aquellos casos en que la investigación de brotes de enfermedades no se pueda descartar el origen intencionado de los mismos.
La capacidad de despliegue de este equipo, que tendrá su base permanente en el 'Gómez Ulla', será de unas 24 horas y el núcleo de su personal constará de unas cinco o seis personas como máximo, todas ellas militares que requerirán el apoyo de la unidad donde se vayan a desplegar en cada ocasión.
UNIDAD DE AISLAMIENTO Y NRBQ
Así lo ha explicado este martes el inspector general de Sanidad de la Defensa, general Santiago Coca, durante la visita del jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, al 'Gómez Ulla' para conocer las instalaciones de la unidad de aislamiento de alto nivel y los proyectos de Unidad Funcional NRBQ (Nuclear, Radiológica, Bacteriológica y Química).
Estos proyectos lo componen la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel, las habitaciones de aislamiento para pacientes con contaminación nuclear y un área de control de contaminación NRBQ actualmente en desarrollo.
Entre las misiones encargadas a esta Unidad están la asistencia sanitaria a bajas NRBQ, la puesta a disposición del Sistema Nacional de Salud del equipamiento necesario para hacer frente a situaciones de emergencia en casos de enfermedades altamente contagiosas y el control de la contaminación de las personas evacuadas del 'Gómez Ulla' en casos de incidentes NRBQ.
Durante su visita, el JEMAD ha podido conocer la planta 22 del hospital, donde se encuentra la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel, la unidad de estas características con mayor capacidad de toda Europa y que se empezó a construir tras la experiencia del caso de ébola que se registró en otoño de 2014.
50 PERSONAS POR PACIENTE CON ENFERMEDAD CONTAGIOSA
La unidad cuenta con ocho habitaciones, que 'a priori' podrían parecer pocas, pero no sí se tiene en cuenta que por cada hospitalización por enfermedad altamente contagiosa, como el ébola, haría falta un equipo de unas 50 personas. Si se trata de otro tipo de enfermedad con menos índice de contagio, como una tuberculosis resistente a los medicamentos, el hospital sí que podría tener en funcionamiento simultáneamente las ocho habitaciones.
Según ha explicado el capitán Francisco Javier Membrillo, especialista en infecciones NRBQ, la Unidad de Aislamiento no está diseñada para enfermedades como el virus zika, ya que éste no se transmite entre humanos y, además, la planta 22 del 'Gómez Ulla' está diseñada para un aislamiento ante enfermedades altamente transmitibles que implica un aislamiento de tipo respiratorio.
Toda la planta está sometida a un estricto control de entradas y salidas, con esclusas de limpio y esclusas de sucio, y todos los materiales son resistentes a la degradación. Dispone también de un sistema de hipercloracion de agua para inodoros y duchas de emergencia para el personal.
Además, el sistema de ventilación de esta planta es cerrado e independiente del resto del edificio en el que está el 'Gómez Ulla'. Todo el aire que sale de esta zona de aislamiento hacia el exterior pasa por dos filtros que absorben el 99,999 por ciento de las partículas contaminantes, por lo que, según el capitán Membrillo, cualquier partícula que pueda quedar se destruye después con las radiaciones solares y las condiciones meteorológicas.
La Unidad de Aislamiento del 'Gómez Ulla' fue inaugurada el pasado mes de octubre y de momento no ha tenido que ser utilizada para atender ningún paciente con enfermedad altamente contagiosa. En estos meses, se ha dedicado al entrenamiento de su personal para que conozca todos los protocolos de actuación a la hora de atender a pacientes con este tipo de enfermedades y así estar preparados en cualquier momento.