Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El banco chino ICBC blanqueó 90 millones en tres años procedentes de organizaciones criminales como la de Gao Ping

La Audiencia Nacional asumirá la investigación que llevaba un juzgado de Parla por las "masivas transferencias de fondos en efectivo"
El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno asumirá la investigación sobre los directivos del banco chino ICBC detenidos en febrero en la 'operación Shadow' por "favorecer masivas transferencias de fondos en efectivo entre los años 2011 al 2014", concretamente por una cifra aproximada de 90 millones de euros.
El Juzgado Central de Instrucción Número 2 asumirá la investigación que se inició en el Número 7 de Parla después de que el pasado 4 de mayo la Fiscalía señalara a los directivos del ICBC por "ocultar y encubrir" el origen delictivo de unos fondos provenientes de organizaciones criminales.
Gao Ping, supuesto cabecilla de una trama de blanqueo de capitales desarticulada en octubre de 2012 en la 'operación Emperador', aparece como uno de los clientes de este banco que abrió sucursal en la madrileña calle Recoletos y, posteriormente, también en Barcelona. También se sigue el rastro de la conexión de este banco con otras operaciones policiales como 'Snake' o 'Juguetes'.
"Desde el principio", sostiene la Fiscalía sobre el banco chino, "su modelo de negocio bancario se dirigió a captar el efectivo de sus nacionales, que acudían físicamente a la sucursal de la calle Recoletos portando mochilas, bolsas y cajas las remesas de efectivo que abonaban en las cuentas de sus sociedades o en las personales para transferirlas en un breve plazo de tiempo, a veces de inmediato, a China".
El juez investiga los delitos, entre otros, por conductas de contrabando por declaraciones falsas de infravalor en la Aduana Española, fraude en las declaraciones de IVA a la importación o falsificaciones en documentos mercantiles y oficiales, así como delitos contra la propiedad industrial.
Las periciales de los análisis aduaneros han revelado que introducían los contenedores "casi a pérdidas" en la Unión Europea, "lo que generaba una cadena de ventas opacas sucesivas e ingentes sumas de dinero en efectivo procedentes todo ello de la economía sumergida", continúa el escrito del fiscal.
Para ocultar los flujos de salida al exterior a ojos de las autoridades supervisoras, el ICBC troceaba las cantidades en importes inferiores al umbral de 50.000 euros. También dividían los importes en diversas sociedades de organizaciones criminales investigadas en las operaciones 'Emperador' y 'Snake'.
MANIOBRAS PARA OCULTAR 78 CLIENTES
El fiscal acusa a los directivos del banco chino de maniobrar para impedir la investigación cuando fue conocedor de las "pesquisas policiales y judiciales" sobre sus clientes. De esta forma, se infringió la obligación de colaboración con organismos como el SEPBLAC cuando seguía el rastro a 78 clientes del ICBC.
El juez Moreno justifica que la Audiencia Nacional asuma esta causa por tratarse de conductas que han perjudicado "seriamente" a la economía nacional realizadas por una entidad bancaria que estaba obligada por la normativa de prevención de blanqueo a colaborar con la investigación.