Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU y ERC replican a Lesmes que, más que nuevas leyes contra la corrupción, lo que hace falta es cumplir las que hay

Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y Esquerra Republicana (ERC) han coincidido en que, más que reformar las leyes contra la corrupción, lo que es imprescindible es cumplir las que ya existen.
El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, manifestó este martes que la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) está "pensada para el robagallinas, no para el gran defraudador", lo que ello supone una gran traba para la lucha contra la corrupción, y por ello demandó reformar tanto esa ley como otras.
Preguntado por la conveniencia de acometer cambios en la legislación, el portavoz de Justicia de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Gaspar Llamazares, ha dicho en el Congreso que ya hay "leyes contra la corrupción para todo" y que el problema es que "hay gente que se salta las leyes".
"Por tanto, lo que hay que hacer es que las leyes se cumplan y una justicia que pene a quienes las incumplan --ha añadido--. Más leyes creo que no necesitamos, necesitamos que las leyes se cumplan".
SÓLO CON APLICAR LA LEY VIGENTE HABRÍA MENOS CHORIZOS
Joan Tardà, de ERC, admite que pueda ser conveniente "endurecer" las leyes, pero cree que, "si hubiera una aplicación de las leyes actuales aplicado con diligencia, solo con eso muchos chorizos estarían en la cárcel desde hace muchos años".
A su juicio, "lo que ha ocurrido es que ha habido una connivencia histórica entre el poder político y el judicial a fin y efecto de que los chorizos se vayan de rositas y estén en la calle, o por ejemplo cuántos indultos han ido aprobando los distintos gobiernos como si fuera una máquina de hacer dobles chorizos". "No se puede atribuir la magnitud de la tragedia a la inexistencia de leyes", ha apuntado.