Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU recurre el veto de la Mesa del Congreso a su grupo con ERC y Bildu

Los diputados de Izquierda Unida-Unidad Popular, Alberto Garzón y Sol Sánchez, han registrado este viernes un recurso contra la decisión de la Mesa en el Congreso para que reconsidere su negativa a que IU formara grupo parlamentario con Esquerra Republicana y EH Bildu.
El pasado miércoles, el órgano rector de la Cámara Baja, con los votos del PP y Ciudadanos, echó por tierra la pretensión de estas tres formaciones de constituir un grupo parlamentario, alegando que se trataba de un "fraude de ley" dado que sus miembros habían reconocido públicamente que esta alianza era meramente instrumental, es decir, que unían sus fuerzas para cobrar el 'mailing' electoral y que, después, sus diputados pasarían al Grupo Mixto.
A raíz de la decisión, los partidos afectados contaban con tres días, hasta este viernes a las 20.00 horas, para recurrir si lo consideraban oportuno la decisión de la Mesa del Congreso. Mientras que IU ha optado por solicitar que se reconsidere ni ERC ni Bildu han presentado recurso.
De hecho los independentistas catalanes registraron el mismo miércoles un escrito para conformarse como grupo únicamente con sus nueve diputados, y las dos diputadas de la coalición abertzale no ha presentado ninguna alternativa y pasarán directamente al Mixto.
PUEDEN INTENTAR SUMARSE A OTRO GRUPO
La Mesa del Congreso tiene previsto pronunciarse sobre el recurso de IU el próximo martes, así como dar tres días de gracia a sus dos diputados para que, si no quieren pasar directamente al Mixto y prefieren ingresar en otro grupo, puedan intentarlo si logran ser aceptados.
En su escrito, de diez folios, IU-Unidad Popular solicita a la Mesa del Congreso que "proceda a la reconsideración del acuerdo" y se les "restituyan los derechos" que consideran "conculcados". Añaden, además, un "completísimo apartado de alegaciones".
Entre otras cosas, indican que el acuerdo de la Mesa "se basa en suposiciones, prejuicios y hechos o circunstancias futuras, que no se han producido y que, por tanto, no pueden ser objeto de valoración o razonamiento para tomar el acuerdo". "No se pueden limitar los derechos fundamentales de estos diputados con juicios predeterminados y basados en probabilidades de futuro", argumentan.
"Cabría no aceptar la declaración si se encuentra viciada de derecho, que no lo está, o incurriera en fraude de ley, que no incurre, pero en ningún caso aplicar una suerte de legalidad preventiva infundada y solo posible en el futuro", agregan en su recurso de reconsideración, sobre el que la Mesa tomará una decisión definitiva tras escuchar a la Junta de Portavoces.
Además, y de manera destacada, se hace mención a que la Mesa toma su decisión en contra de la "propuesta favorable" expresada de manera clara por los servicios jurídicos del Congreso.