Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU solicitará la comparecencia del Fiscal General del Estado por la posición del fiscal en el caso Nóos

El diputado nacional de IU, Gaspar Llamazares, ha anunciado este viernes en Oviedo que su grupo en el Congreso de los Diputados ha solicitado la comparecencia del Fiscal General del Estado por la posición del fiscal ante el caso Nóos. Asimismo, ha pedido información a la Casa Real sobre ingresos públicos y privados, declaración de patrimonio individual y donaciones entre sus miembros.
"Estos aspectos aparecieron en el proceso judicial de la Infanta y nos parece importante que se conozcan de manera pública. En este caso, con la Ley de Transparencia, la Casa Real estaría obligada a dar esta información", ha puntualizado Llamazares en nota de prensa.
Además, el parlamentario ha denunciado un "acoso" contra el juez que instruye el caso de la hija del Rey, al tiempo que rechazó la "instrumentalización de la Fiscalía" por parte de la Casa Real y el Gobierno del Estado. "Nos preocupa mucho en qué se está convirtiendo la Fiscalía, en particular en el caso Nóos, y la Fiscalía General del Estado", ha alertado Llamazares. A su juicio, la Fiscalía comenzó siendo la defensora, como es propio, de los intereses generales frente aquellos que comenten delitos contra la hacienda pública para convertirse "de manera ilegítima en el abogado defensor de la infanta, cuando la Infanta tiene ya dos abogados defensores".
Ahora ya, ha criticado el diputado, "de manera inaceptable se convierte en el abogado ofensor del juez, el abogado que ofende al juez y que participa en un verdadero acoso al juez Castro". Aunque a su juicio, "lo más grave es que la Fiscalía, la Agencia Tributaria y la Corona, en estos momentos realicen una labor de descrédito y de cerco a un juez por el mero hecho de juzgar a uno de los miembros de la Casa Real".