Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU propone un mecanismo para revocar concejales en el ayuntamiento de Sevilla y retirar el retrato del Rey

González Rojas llama a "ser puntuales, no caer en debates estériles" y anticipar trabajo en las comisiones delegadas
En un contexto de maratonianas sesiones plenarias de hasta once o doce horas de duración, donde el propio devenir del pleno es ya un asunto de debate político, las propuestas de IU-CA para la reforma del reglamento de organización y funcionamiento del pleno del Ayuntamiento hispalense apoyan la división de la sesión en dos jornadas, pero se oponen a reducir a una el número de mociones ordinarias por grupo, rechazan que el retrato del Rey presida la sala, abogan por reforzar y hacer públicas las comisiones delegadas y apuestan por introducir un mecanismo de "revocabilidad" de los concejales.
En concreto, las propuestas de IU-CA, recogidas por Europa Press, se dirigen hacia el borrador de reforma del reglamento pergeñado por el Gobierno local hispalense, que entre otras cosas propone dividir la sesión plenaria en dos jornadas, en un momento en el que el último pleno ordinario acabó más allá de las 23,00 horas. Las propuestas de IU-CA, en ese sentido, apoyan la división de la sesión y abogan por "eliminar el límite de las entidades que pueden intervenir" y que no se acoten las intervenciones a representantes de entidades ciudadanas, "ya que puede haber particulares interesados en el asunto".
Además, la coalición se opone a que el retrato del jefe del Estado, el rey Felipe VI, corone el salón de plenos, porque el pleno "representa la soberanía de la ciudadanía" y el rey es "un jefe del Estado no elegido democráticamente". IU-CA se opone también al límite según el cual cada fuerza puede solicitar un máximo de tres plenos extraordinarios al año, proponiendo que se celebren sesiones extraordinarias cuando lo pida una cuarta parte del número legal de concejales o al menos dos grupos municipales.
Respecto a los desalojos del salón de plenos por la "alteración" del transcurso de las sesiones, extremo habitual dadas las protestas de colectivos, IU-CA llama a no "cercenar porque sí" la libertad de expresión y pide regular que el público no puede "intervenir, hacer manifestaciones o actuaciones que alteren el orden de la sesión".
Igualmente, IU-CA propone que se habiliten dependencias o medios auxiliares fuera de la Casa Consistorial para seguir en directo el desarrollo del pleno, cuando se considere necesario por la trascendencia de la sesión, y que se haga público también el estado de los acuerdos aprobados, precisándose en la web municipal si están 'sin ejecutar', 'en trámite' o se han 'cumplido'.
La federación de izquierdas, igualmente, se opone a reducir de dos a una las mociones ordinarias de los grupos políticos, así como a "limitar" el contenido de las mismas al "funcionamiento del Ayuntamiento o el desarrollo de la ciudad", porque "es un atentado a la libertad de expresión". Respecto a las comisiones delegadas, IU-CA propone hacerlas públicas, siendo convocados los medios de comunicación y habilitando invitaciones para los ciudadanos. Además, se propone publicar las actas de las comisiones.
Se propone además hacer público el contenido de las sesiones de ruegos y preguntas, así como estipular un mecanismo de solicitud de comparecencias de los concejales delegados. Además, IU-CA propone introducir la figura del revocatorio para aquellos concejales que incurran en determinadas circunstancias que justifiquen la retirada de su acta: incumplimiento del programa electoral, participación en actos de corrupción, violación de los derechos humanos, etcétera. Según ha explicado el portavoz municipal de IU-CA, Daniel González Rojas, la idea inicial de esta propuesta es "abrir el debate", apostando ya por someter el procedimiento de revocación a la recogida de firmas del 20 por ciento del censo electoral, para someter después a "votación popular" la propuesta de revocación.
También en plano analítico, Daniel González Rojas ha apostado por "ser puntuales" y no comenzar las sesiones plenarias más allá de la hora fijada, --como suele suceder--, no caer en "debates estériles" y "reducir" las intervenciones sin usar los turnos sólo para redundar en argumentos ya aportados. Del mismo modo, ha apostado por no "abusar" de las mociones de urgencia, avisando de que el PP incluye hasta "seis o siete". Además, Rojas aboga por dar contenido a las comisiones delegadas del pleno para que la sesión comience ya con trabajo adelantado, porque en dichas comisiones "se pierde el tiempo".