Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU advierte de "contratos inflados" y un "pufo" de 66 millones a empresas y proveedores en Granada

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, ha advertido este lunes de la posible existencia de contratos inflados durante la etapa del anterior equipo de gobierno 'popular', al que ha acusado de dejar "un pufo" de más de 66 millones de euros de pagos pendientes a empresas y proveedores.
De acuerdo a los datos que baraja el edil, la mitad de este montante procede de "acumular deuda con los grandes contratos del Ayuntamiento", ya que a Inagra, la concesionaria del servicio de limpieza y recogida de basuras, se le deben 16,5 millones, mientras que aún están pendientes de ser presentadas tres facturas más que sumarían diez millones a esta cifra.
A la concesionaria del transporte urbano de autobuses, Transportes Rober, se adeudan unos 12 millones y más de tres millones a Clece.
Lo mismo ocurre con las facturas aún no presentadas de febrero, marzo y abril de Rober, que sumarán alrededor de tres millones de euros más a lo adeudado, "todo ello sin tener en cuenta los 3.700.000 euros que quedan pendientes de pago por los sobrecostes de la LAC", lamenta Puentedura.
También habrá de considerar nuevos pagos a Clece en los próximos días, pues la última factura que obra en poder del Ayuntamiento es de diciembre de 2015.
La conclusión sobre estas cifras para Puentedura es que "se hace urgente un proceso auditor en el Ayuntamiento de Granada para conocer cuántos pufos quedan por aflorar".
También ha recordado que la página web del consistorio recoge el informe de morosidad, así como el informe del tiempo medio de pago a fecha de marzo, los cuales indican "tanto el aumento de la deuda como el del tiempo de pago en 13 días más".
Mientras que la ley determina que el pago a proveedores por parte de las administraciones públicas ha de estar por debajo de los 60 días, "el Ayuntamiento de Granada, en lugar de reducir el tiempo, lo incrementa", se queja el edil.
A los 66 millones de euros de deuda a empresas y proveedores, Puentedura ha sumado la deuda financiera del Ayuntamiento por el pago de préstamos y sus intereses, que, según sus datos, "supera los 300 millones de euros".
A tenor de estos datos, ha apostado por que las áreas de Economía y Hacienda y la de Contratación "estén en una misma concejalía", lo que a su juicio "facilitaría la tarea de supervisión y auditoría" para evitar "contratos inflados en sus gastos" como, según sospecha el edil, existen ahora.
Igualmente, IU aboga por que la auditoría vaya aparejada a un plan de pago "que priorice el pago a pymes y en el que se revisen los grandes contratos y se pueda ir pagando su deuda sin que se resienta toda la economía de la ciudad".
Francisco Puentedura mantiene que, "sin las cuentas totalmente claras, se haría muy difícil la aprobación de un presupuesto realista para la ciudad y equilibrado para poder garantizar los servicios públicos necesarios".