Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU exige una declaración 'normalizada' de la infanta porque hacer excepciones sería "contraproducente"

El portavoz de Justicia de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso, Gaspar Llamazares, considera que sería "contraproducente" que la Casa del Rey tratara de impedir una declaración "natural y normal" de la Infanta Cristina en los juzgados de Palma de Mallorca como imputada por blanqueo y delito fiscal en el marco del 'caso Nóos'.
"Creo que, al igual que al final la Infanta ha sido imputada, como cualquier otro ciudadano, su comparecencia ante el juez --prevista para el próximo 8 de febrero-- tienen que ser natural porque cualquier viso de excepcionalidad sería contraproducente para la imagen de la justicia y para la de la propia imputada", ha manifestado Llamazares en declaraciones a Europa Press.
El diputado de IU por Asturias considera que la "resistencia" de la segunda hija del Rey a la "normalidad" es lo que precisamente le ha llevado a que ahora tenga que comparecer "a rastras" por haber sucumbido a una estrategia "catastrófica", y a que su imputación sea vista como una "acusación".
LA ZARZUELA, "ESTADO MAYOR DE LA DEFENSA DE LA INFANTA"
"Buscar en este momento una forma excepcional de comparecencia ante el juez para evitar el 'paseíllo' o la llamada 'pena de banquillo' aumentaría esa imagen de culpabilidad" en torno a Doña Cristina, ha apuntado Llamazares, quien ha alertado a la Casa del Rey y al Gobierno que cualquier intento de eludir la normalidad en su declaración haría parecer "todavía más acusada" a la Infanta.
El parlamentario de IU ha tachado de "error garrafal" que se haya utilizado la Zarzuela de "Estado Mayor de la defensa" de la hija menor del monarca "confundiendo" así la familia y la institución y "deteriorando", por ende, la imagen de la Casa Real.
Pero también ha puesto de relieve "la gravísima irresponsabilidad" del Gobierno y de la Fiscalía y de la Abogacía General del Estado por actuar como abogados "defensores" de la Infanta, y se ha mostrado convencido de que tienen que "rodar cabezas" entre quienes han puesto en una situación de "vergüenza" nacional a las instituciones del Estado, quienes han intentado "doblegar" a la justicia y cuestionar su independencia.