Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU ve "intolerables las amezanas británcias" a Assange y pide a la Comunidad Internacional que las "repudie"

El responsable de Política Internacional y eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, considera "intolerables" las "amenazas británicas de asalto a la Embajada de Ecuador en Londres" para impedir "por la fuerza" el procedimiento de asilo otorgado al fundador de Wikileaks, Julian Assange, por el Gobierno ecuatoriano, y solicita a la Comunidad Internacional que repudie dicho comportamiento.
"El Reino Unido debe abstenerse de cumplir sus amenazas y tiene que respetar el procedimiento de asilo otorgado por Ecuador, así como permitir la concesión de un salvoconducto para el traslado de Assange a territorio ecuatoriano" manifesta el dirigente de IU en un comunicado recogido por Europa Press.
En este sentido, defiende que la concesión de asilo a Assange por parte de Ecuador "supone una garantía internacional frente a todos los Estados que tuvieron comportamientos ilícitos, ilegales o criminales, tal y como demostraron los documentos puestos al descubierto por Wikileaks".
Por todo ello, considera que "la comunidad internacional debe repudiar este tipo de amenazas" ya que, a su juicio, "en ningún caso" pueden ser consideradas "como un mecanismo de resolución de conflictos entre Estados soberanos".
CONTRIBUCIÓN DE ASSANGE
Asimismo, Meyer recuerda que "sin la contribución de Assange y Wikileaks no se hubieran conocido numerosos datos sobre las torturas en la base militar estadounidense de Guantánamo o las imágenes de los crímenes del Ejército de Estados Unidos en Irak".
"Estos cables que vieron la luz gracias a Wikileaks comprometen a Estados Unidos, al Reino Unido, a España, además de a un buen número de Estados de todo el mundo en graves actividades por las que en muchos de los casos deberían haberse abierto procedimientos judiciales", añade.
En consecuencia, defiende que "la respuesta ante estos hechos no puede ser silenciar o perseguir con cualquier subterfugio al responsable de Wikileaks por haber destapado las entrañas de las cloacas de los Estados en relación a la guerra, al espionaje y a actividades criminales de todo tipo".