Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU mantiene sus dos escaños y aprueba el primer examen tras su "refundación"

El candidato al Parlamento Europeo de IU, Willy Meyer (d) y el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, tras valorar los resultados de las elecciones europeas. EFEtelecinco.es
Izquierda Unida ha logrado mantener sus dos escaños en Europa pese a bajar su porcentaje de votos sobre 2004 -un 3,75 frente al 4,15 por ciento-, unos resultados con los que ha aprobado su primer "examen" tras el proceso de "refundación" que supuso la Asamblea Extraordinaria de finales de 2008.
Más allá de los dos escaños que mantiene en la Eurocámara -los de Willy Meyer y Raül Romeva (candidato de ICV)-, de estos comicios se puede extraer una segunda lectura, y es que la nueva dirección de IU, liderada por su coordinador general, Cayo Lara, ha sabido contener la pérdida de respaldo electoral que venía sufriendo en los últimos años.
El seguimiento de la jornada electoral ha comenzado pronto en la sede de IU en Madrid, donde Meyer y el coordinador general, Cayo Lara, han esperado los datos desde las siete de la tarde junto a otros miembros de la dirección como Gaspar Llamazares, Inés Sabanés, Gregorio Gordo, Miguel Reneses, Montse Muñoz o Marga Ferrer.
A pesar de que intentaron transmitir tranquilidad al llegar a la sede, lo cierto es que la espera de datos se vivió con nerviosismo en el despacho en el que estaban reunidos, ya que los sondeos pre-electorales vaticinaban la pérdida de un escaño para la coalición.
Finalmente sí ha logrado mantener sus dos sillas en la Eurocámara aunque el respaldo ha sido ligeramente inferior a 2004.
Pese a todo, Meyer ha destacado, en la comparecencia que ha hecho tras conocerse los datos definitivos, que estos resultados sitúan a Izquierda Unida como la tercera fuerza política del país.
No ha dejado de ser una satisfacción "moderada", según Meyer y Lara, que han destacado sobre todo la alta abstención que se ha dado en España y en el conjunto de la UE.
Una abstención que, a su juicio, debería hacer reflexionar muy seriamente al PSOE y al PP, a quienes han atribuido prácticamente toda la culpa de que los ciudadanos decidieran quedarse hoy en casa, especialmente después de la "turbia" campaña que han llevado a cabo centrada en ataques mutuos en vez de presentar propuestas para Europa y para salir de la crisis.
También debería reflexionar, ha dicho Lara, la socialdemocracia de toda Europa, que está retrocediendo claramente en las urnas.
Willy Meyer, a este respecto, ha garantizado que desde su escaño en el Parlamento Europeo seguirá trabajando para "ayudar a parar a la derecha".
En cualquier caso, los resultados de las europeas han servido para medir si realmente la "refundación" de Izquierda Unida está en marcha, como se pretendía tras la Asamblea Extraordinaria celebrada a finales de 2008, y Cayo Lara ha salido airoso de su primer "examen" como líder de una formación que quiere mostrar, ante todo, que durante estos meses ha logrado superar sus brechas internas y recuperar la unidad.
Tal vez le haya ayudado a Lara el "talismán" que guarda desde hace unos días, cuando en plena campaña electoral un anciano gallego de 88 años, que pegaba carteles de IU en la calle, le regaló una moneda de 25 céntimos de la Segunda República, un obsequio que ha ido mostrando en los mítines y que atesora con cariño.
Pasados los nervios de los resultados, y mientras Meyer respondía los mensajes de enhorabuena que, según ha confesado, le han colapsado el móvil, Lara se pasaba al "otro lado" para ser él quien, cámara en mano, inmortalizase a los periodistas que cubrían la jornada electoral.
Seguramente para guardar imágenes para el recuerdo de su primer examen aprobado al timón de IU.