Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU exige uno de cada seis puestos de salida en las negociaciones con Podemos

Izquierda Unida quiere que sus candidatos ocupen uno de cada seis puestos de salida en las candidaturas que se puedan acordar con Podemos para las elecciones del próximo 26 de junio, lo que supondría tener siete diputados en el Congreso de los Diputados con los mismos resultados que obtuvo Podemos en diciembre sin contar con las confluencias de Cataluña, Galicia y la Comunidad Valencia.

Tanto el diputado de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, como el secretario de Organización, Adolfo Barrena, han anunciado este sábado que aún no hay acuerdo con el partido de Pablo Iglesias para compartir listas electorales y las negociaciones proseguirán durante la próxima semana, con la fecha tope del plazo legal para registrar coaliciones ante el Ministerio del Interior, el viernes día 13.
En cualquier caso, han adelantado que su objetivo es contar con un sexto de los puestos de salida en esas candidaturas, pese a que IU aporta un cuarto de los votos al acuerdo. El 20 de diciembre, Podemos obtuvo tres millones de votos frente al casi millón de votos de IU, aunque Garzón ha explicado que limitan su petición a un sexto de los puestos para facilitar el acuerdo.
Barrena ha añadido que hay una serie de cuestiones que, aunque las negociaciones no están cerradas, sí están fuera de toda discusión, como la fórmula legal de la coalición electoral para el pacto o el hecho de que se trate de una alianza estatal entre ambas formaciones, abierta además a otros partidos que quieran sumarse. También está "taxativamente" acordado el reconocimiento de las diferentes fuerzas políticas, que "se respetan", mantienen sus "identidades diferentes", liderazgos diferentes y planteamientos programáticos diferentes, "con la necesidad de que esas diferencias se visibilicen durante el proceso electoral".
Otro punto que está "confirmado" es que el grupo parlamentario que resultara en el Congreso de ese pacto sería un grupo "federal" con reconocimiento de cada partido, respetando también su "visibilidad" y liderazgos.