Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU busca renovarse superando sus lastres organizativos y burocráticos para definir su espacio en la izquierda política

Defiende que cuenta con un "bagaje" útil pero está dispuesta a "jugársela" y "hacer autocrítica" para ser útiles a la gente
Izquierda Unida prepara la Asamblea Federal que celebrará a principios del mes de junio con el objetivo de renovarse y superar los problemas organizativos y burocráticos que suponen un lastre para la coalición, todo ello con el objetivo de definir su espacio dentro de "la izquierda transformadora" del país y sin olvidar el debate sobre la confluencia con otras organizaciones políticas y sociales.
Así lo define el Plan de Acción para la XI Asamblea , al que ha tenido acceso Europa Press, y que será debatido este domingo por el Consejo Político Federal de IU como pistoletazo de salida para este cónclave de renovación previsto para el primer fin de semana de junio, siempre y cuando no se celebren nuevas elecciones generales a finales del mismo mes.
En la Asamblea , además de definir su futuro espacio político, IU renovará todos sus órganos de dirección, dando por finalizada la etapa liderada por el todavía coordinador federal, Cayo Lara, para dar paso a una nueva era previsiblemente encabezada por Alberto Garzón, aunque aún no ha anunciado oficialmente su intención de presentarse al escrutinio de los militantes.
Este Plan de Acción establece que su objetivo central es abrir el debate y proceso de decisión sobre "cómo hacer realidad la organización y las herramientas de trabajo" con las que hoy no cuenta IU y que sí necesita "para combatir a quienes quieren imponer una segunda transición que cierre la crisis de régimen para abrir un nuevo periodo de dominio del capital".
DECIDIR CÓMO NOS ORGANIZAMOS
Para hacerlo posible, asume que la organización debe de resolver problemas organizativos y de estrategias y conseguir poner en valor sus propuestas políticas de los últimos tiempos, como las defendidas durante la última campaña electoral. "No estamos ante un enfoque meramente teórico, estamos diciendo que es inaplazable abordar un trabajo eminentemente práctico, debemos debatir y decidir cómo nos organizamos y trabajamos para disputar la hegemonía e intervenir de forma real y eficaz en el conflicto social y de clase", sostiene el documento.
Según asume, IU cuenta con la voluntad de combatir el neoliberalismo, pero necesita "de más organización y nuevas y mejores herramientas de trabajo" para poder hacerlo "con la necesaria eficacia e intensidad". Esto hace que, aunque la Asamblea sea ordinaria en su convocatoria, la organización la afronte como un proceso extraordinario por su situación interna y el momento político que atraviesa el país.
El objetivo es salir del cónclave con una idea clara sobre "cómo debe funcionar la izquierda rupturista" y cómo debe trabajar para influir de manera decisiva en los conflictos políticos, sociales y laborales. "En el debate debemos de resolver las cuestiones que hemos visto funcionan mal y nos hacen lentos y burocratizados a la hora de tomar y aplicar decisiones", emplaza a sus militantes.
Para ello, entre las cuestiones a abordar incluye el debate sobre las confluencias con otras organizaciones, contando con la experiencia que ha supuesto su participación en muchas candidaturas de convergencia municipales en mayo del pasado año o su alianza con Unidad Popular el pasado 20 de diciembre.
UNIR PASADO, PRESENTE Y FUTURO
Así, aunque considera que IU no necesita reinventarse porque cuenta con un bagaje que incluye muchas experiencias que son "útiles", sí quiere demostrar audacia y disposición a "jugársela, repensarse y hacer autocrítica para ser útiles a la gente". Para ello intentará construir un relato que una el pasado con el presente y el futuro, recordando su lucha contra la dictadura, su apertura en democracia y el hecho de que "ya se ha mostrado dispuesta a sumar para cambiar el país participando en candidaturas de unidad.
IU intentará trasladar este mensaje potenciando su democracia interna, la participación del conjunto de la militancia o la valentía a la hora de afrontar debates y huyendo de discusiones estériles in un objetivo claro, ambigüedad, falta de definición o enfrentamientos internos.