Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ibarretxe elude pronunciarse sobre las mociones de censura contra ANV

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, no ha querido pronunciarse sobre la presentación de mociones de censura contra las alcaldías de ANV, tras considerar que la portavoz del PP, María San Gil, había puesto en cuestión el compromiso democrático de los partidos que apoyan al Gobierno Vasco.
María San Gil ha preguntado en el pleno del Parlamento Vasco al lehendakari sobre la posición de su Gobierno con respecto a las mociones de censura en los Ayuntamientos que gobierna ANV.
La presidenta del PP en el País Vasco le ha reprochado que mantenga en su Ejecutivo a "socios de gobierno (EA y EB) que no comparten los principios éticos más elementales", por no apoyar las mociones de censura. Además, ha denunciado que "su gobierno se pone de acuerdo para condenar el encarcelamiento de la alcaldesa de Arrasate y no es capaz de llevar por la senda democrática a sus socios".
En su réplica, el lehendakari ha mostrado su respeto hacia "la posición de los tres partidos" que conforman el tripartito. Ha pedido a la presidenta del Cámara, Izaskun Bilbao, el amparo de la Mesa para que San Gil retirase "la afirmación de que este Gobierno no tiene compromiso ético y moral y que se desvía del camino democrático".
Ante esta petición, la líder del PP ha insistido en que el lehendakari debe "afear" a sus socios de Gobierno su "actitud antidemocrática".
Tras estas afirmaciones, el lehendakari se ha negado a seguir contestando a San Gil y ha dicho: "no voy a acompañar a la portavoz del PP a seguir ensuciando la imagen del debate en esta Cámara".
Ibarretxe, el jueves decía en una entrevista sobre su próxima reunión con el presidente del Gobierno que está abierto al diálogo. No obstante ha advertido que "si no se acepta el diálogo" que él ofrece, "seguirá adelante".