Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iceta replica a Mas que está abierto a hablar de "lo que sea" si cambia la pregunta

Ve al presidente en un "callejón sin salida" porque no tiene apoyos para gobernar
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha replicado este miércoles al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que el PSC está dispuesto a hablar de "lo que sea" si cambia la pregunta prevista para el proceso participativo del 9 de noviembre.
Lo ha dicho en declaraciones a los periodistas desde los pasillos de la Cámara, después de que el presidente catalán le haya ofrecido durante la sesión de control de esta mañana sumarse a la consulta alternativa del 9N.
El líder socialista ha insistido en que el PSC no se siente llamado a participar en el 9N porque no comparten "la pregunta que se hace", y ha vaticinado que será un proceso participativo que no tendrá efectos.
Ha recordado que el PSC sostuvo desde el principio que la consulta tal y como estaba prevista inicialmente no se podría celebrar, y ha recordado que finalmente "el tiempo le ha dado la razón" a lo que planteaba su partido.
Iceta ha expuesto que Mas está un callejón sin salida, ya que los partidos que le ayudan a organizar el 9N --ERC, ICV-EUiA y la CUP-- no quiere gobernar con él, mientras que los que están dispuestos a gobernar con Mas como el PSC, no comparten el proceso del 9N: "El presidente de la Generalitat tiene un problema muy serio".
QUIM NADAL
El líder socialista también ha hecho referencia a la imputación del exconseller de la Generalitat Joauim Nadal (PSC) y ha insistido que está convencido que siempre ha obrado con "honestidad" y en defensa del interés público.
Iceta cree que el caso de Nadal debe desvincularse de las macrooperaciones judiciales de los últimos días, ya que mientras éstas son casos de presunta corrupción, lo del exconseller es un conflicto entre el interés público que defiende la administración y la querella interpuesta por unos particulares que se siente agraviados.