Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iglesias dice no saber si Leopoldo López está en la cárcel por golpista y que "hay que respetar la legalidad"

Responde que las denuncias de financiación ilegal de partidos las resuelven los tribunales españoles, no la Asamblea de Venezuela
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha evitado este miércoles pronunciarse sobre los motivos por los que fue condenado el líder opositor venezolano Leopoldo López, pero sí ha dicho que hay que "respetar la legalidad de todos los países" y que a él no le gusta que esté prisión nadie conocido por defender sus ideas.
Iglesias ha despejado esta pregunta en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, después de que el portavoz de IU, Alberto Garzón, compañero de candidatura de Iglesias, afirmase el domingo que López está en la cárcel por golpista.
"Creo que, efectivamente, hubo un juicio en el que se le condenó por esto. A mí no me gusta que alguien que es conocido por ser representante de una fuerza política pueda acabar en la cárcel. En cualquier caso, creo que en este caso habrá que respetar la legalidad de todos los países", ha afirmado, antes de añadir que él no cree nadie deba estar en la cárcel por defender sus ideas. "Si se probara que alguien ha cometido delitos de terrorismo, es sensato que pueda estar en la cárcel, no sé si es el caso", ha concluido.
Además, ha insistido en que a él no le gusta que haya "presos políticos en ningún sitio", porque es una mala noticia para la democracia, y ha deseado que López pueda ser noticia "porque compite en un proceso electoral y los ciudadanos le den el apoyo que considere".
Iglesias ha expresado su sorpresa por que, en plena precampaña electoral española, se hable tanto de Venezuela. En lo que afecta a Podemos, ha dejado claro que su partido no explicará su financiación ante la Asamblea Nacional de ese país, porque "en España las denuncias de financiación ilegal las resuelven los tribunales españoles, no las asambleas legislativas de terceros países".
Respondía así a la petición de la Asamblea Nacional venezolana y ha remarcado que el Tribunal Supremo ha rechazado ya en cinco ocasiones las denuncias de financiación ilegal contra Podemos. "Nosotros cuando se nos denuncia damos explicaciones en los tribunales españoles, como debe ocurrir cuando funciona la ley", ha zanjado.
Además, se ha mostrado extrañado por el hecho de que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, haya decidido viajar a Venezuela cuando queda apenas un mes para las elecciones generales en España y ha criticado que se pretenda "utilizar asuntos de política interna de otros países" en la campaña. No obstante, está convencido de que la española es una sociedad madura y votará teniendo en mente los problemas de España.
AMISTAD CON LATINOAMÉRICA, GOBIERNE QUIEN GOBIERNE
Así, ha asegurado que cuando él sea presidente del Gobierno trabajará por tener una "política exterior de Estado" que mantenga "la amistad y una relación correcta con todos los países latinoamericanos independientemente de quien los gobierne", pero ha insistido en que "cuando alguien es solamente candidato lo que tiene que intentar es ganar las elecciones".
En cambio, ha valorado positivamente el viaje a Venezuela del expresidente socialista del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, porque todo lo que contribuya a mediar le parece razonable.
COMO MARGALLO, CREE QUE HAY QUE "TEMPLAR GAITAS"
De hecho, ha subrayado que tanto UNASUR como el secretario general de la ONU y el Papa Francisco han apostado por la mediación y por el diálogo, y también el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, que ha apostado por "templar gaitas", mediación, defender los intereses de los empresarios españoles y tener buenas relaciones.
Con todo, ha insistido en que a España, como país europeo, debería preocuparle que la extrema derecha haya estado a punto de ganar las elecciones presidenciales en Austria, o que el Frente Nacional pueda convertirse en el primer partido de Francia. "A mí me preocupa, pero cualquier puede hacer campaña electoral donde considere conveniente", ha concluido.