Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iglesias reconoce que le hubiera gustado que el rifirrafe con Sánchez fuera menos bronco

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha reconocido que le hubiera gustado que su rifirrafe con el candidato a la investidura, el socialista Pedro Sánchez, no hubiera sido tan bronco, aunque ha defendido que desde su grupo parlamentario no han "elevado el tono" sino que se han limitado a "decir la verdad".
"Nadie se puede ofender porque le digan la verdad, al tiempo que le tienden la mano para hacer las cosas mejor", ha asegurado Iglesias en declaraciones a los medios durante el receso del Pleno de Investidura, al ser preguntado por sus críticas al expresidente del Gobierno Felipe González, que han generado mucho malestar entre los socialistas.
Aunque ha reconocido que no le ha gustado la deriva que ha tomado su debate con Sánchez, ha acusado al mismo tiempo a los diputados socialistas de tratar de impedir que siguiera con su intervención con gritos de 'fuera, fuera'.
Asimismo, ha afeado a Sánchez que haya "utilizado la memoria de las víctimas" para "atacarles", cuando lo único que él ha hecho, según ha defendido, es limitarse "a decir la verdad" para evitar que se repitan "los errores del pasado y el terrorismo de Estado".
"NO HEMOS ELEVADO EL TONO"
En este sentido, ha asegurado que se les puede acusar de "ser firmes" pero no "de negar la verdad". "No hemos elevado el tono, nos hemos limitado a decir la verdad. Ha sido muy grave utilizar la memoria de las víctimas para atacarnos", ha reiterado.
A pesar del bronco enfrentamiento, Iglesias ha reafirmado que desde Podemos van a seguir "tendiendo la mano" para intentar formar un gobierno de coalición y de "progreso" si Sánchez "rectifica" y deja de aguantar "la presión de las oligarquías que le han prohibido pactar con Podemos".
No obstante, ha insistido en que, si finalmente gobiernan con el PSOE, exigirán "garantías" para que "nunca se vuelvan a repetir errores". "Ni corrupción, ni crímenes, ni traiciones a los trabajadores", ha sentenciado.
Por su parte, el portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, ha asegurado que era de esperar que se produjera un enfrentamiento entre Sánchez e Iglesias porque el candidato socialista acudía a este debate habiendo elegido ya no formar un "gobierno de cambio".
Tras señalar que "no dan los números" para el gobierno que aspira formar Sánchez, ha insistido en que tras esta semana que, "por desgracia", augura "perdida", tratarán de volver a hablar la semana que viene con los socialistas.