Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imágenes exclusivas de un ataque proetarra en el metro de Getxo

Hacia veinticinco minutos que dos empleados habían abandonado la oficina. Les estaban vigilando. Este joven encapuchado y vestido completamente de negro es el líder del grupo. El primero en acceder a la estación y comprobar si en la oficina del supervisor queda alguien trabajando.
Vía libre, dos cómplices entran en escena, cada uno con una botella de líquido inflamable en sus manos que se apresuran a verter sobre las máquinas canceladoras. Otra cámara capta el momento en que gasolina cubre por completo las máquinas.
Es una acción perfectamente planificada. Mientras uno de ellos introduce la gasolina por la ventanilla de la oficina, los otros dos vuelven a por más botellas con las que rociar el suelo y paredes de la estación.
A pesar de la rapidez, uno de ellos tiene tiempo para limpiar con un trapo cualquier rastro que haya podido dejar en su acción crim inal. Tira el trapo al suelo, prenden fuego y salen huyendo. La virulencia de la deflagración es tal que las maquinas canceladoras revientan saltando sus piezas por los aires. Las llamas recorren el suelo y calcinan la oficina e incluso los baños. Los daños son cuantiosos obligando a cerrar la estación durante horas perjudicando a decenas de miles de usuarios