Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Impiden la entrada a El Aaiún a tres españolas que iban a reunirse con organizaciones de mujeres

Las autoridades marroquíes han expulsado del aeropuerto de El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, a tres ciudadanas españolas miembros de asociaciones civiles o partidos políticos que pretendían reunirse con organizaciones de mujeres saharauis.
Las tres activistas españolas --Mónica Alonso (Fundación Mundubat), Onintza Enbeitia (EHBildu) y Diana Fernández (Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla y RAAMS)-- han sido retenidas por la fuerza a su llegada a la ciudad de El Aaiún, sobre las 13.30 horas de este martes, y obligadas a tomar un vuelo de vuelta con destino a Las Palmas de Gran Canaria, según el relato conjunto de las tres asociaciones.
El objetivo de la visita a la capital saharaui era el de reunirse con organizaciones de mujeres saharauis para mostrar la solidaridad internacional con su lucha, visibilizar su aportación a la resistencia contra la ocupación marroquí y aprobar resoluciones de denuncia de la violación de los derechos humanos del pueblo saharaui y exigir a Marruecos el cese de dicha violación.
Tras su expulsión y dado que ninguna de las implicadas en la expulsión ha recibido explicación alguna que justificara la misma, las tres asociaciones han anunciado que pondrán en marcha "los canales jurídicos y políticos más acordes para exigir la aclaración de este lamentable hecho".
Esta expulsión se produje tras la registrada el pasado día 11, cuando se impidió el acceso a El Aaiún a una comisión de la Federación Española de Derechos Humanos, y en vísperas de que el Consejo de Seguridad decida sobre la prórroga de la misión de la ONU en el Sáhara, Minurso.
El debate sobre la necesidad de ampliar el mandato de la Minurso para que tenga también capacidad de vigilar los DDHH es una cuestión recurrente por estas fechas, pero nunca ha salido adelante por la férrea oposición de Francia, en apoyo de Marruecos.
En años anteriores, España ha defendido en el seno del Grupo de Amigos del Sáhara en la ONU, quienes preparan un borrador de resolución sobre la renovación de la Minurso, la opción de dotar a la misión de competencias para vigilar los DDHH.
El año pasado, EEUU propuso un borrador de resolución que incorporaba esta opción, pero la iniciativa finalmente no salió adelante tras las presiones ejercidas por Marruecos. En esta ocasión, el rey Mohamed VI telefoneó a Ban Ki Moon tras conocer su informe.