Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imponen 16 meses de cárcel por la agresión en 2015 a un indigente en un cajero de Barcelona

Le achaca un delito contra la integridad moral al menoscabar su dignidad con un puñetazo gratuito
Una juez ha condenado a 16 meses de cárcel al acusado de haber agredido "de forma absolutamente gratuita" a un indigente en un cajero de Barcelona la tarde del 21 de abril de 2015, al considerar los hechos como un delito contra la integridad moral.
En la sentencia, recogida por Europa Press, la juez del Juzgado Penal 27 de Barcelona sostiene que el acusado actuó "con evidente voluntad de menoscabar su dignidad" y aprovechándose de que la víctima no tenía ni techo ni soporte familiar o social.
El condenado entró sobre las 20.30 horas en un cajero de La Caixa de la calle Gran de Gràcia para sacar dinero y escuchó que una limpiadora de la entidad bancaria se quejaba de los orines que dejaba uno de los dos indigentes de nacionalidad rumana que acudían habitualmente a dormir.
La entonces novia del acusado llamó entonces "guarro" a otro indigente que dormía en el cajero, y este le contestó "guarra lo serás tú"; fue entonces cuando el condenado se dirigió hacia él por sorpresa y le dio un fuerte puñetazo en la boca que lo dejó semiinconsciente y sin un diente, para luego darle patadas en las costillas mientras la víctima seguía aturdida.
Pese a los reproches de la limpiadora por la agresión --que salió a la calle a pedir ayuda--, el acusado siguió dándole al indigente patadas y luego abandonó con su novia tranquilamente el banco para comprar un teléfono móvil en una tienda de enfrente y marcharse juntos en la moto; fueron interceptados a los pocos minutos por la Guardia Urbana porque un testigo había tomado nota de la matrícula.
En el juicio, tanto el acusado, como su entonces novia, como testigo, ofrecieron una versión "edulcorada" de los hechos --según la juez-- en la que explicaron que se produjo un forcejeo, lo que la sentencia contrapone a la versión de la víctima, quien relató la agresión con un puñetazo en la boca.
FALSO TESTIMONIO DE LA EXNOVIA
La juez condena al acusado a 16 meses de cárcel por un delito contra la integridad moral, a una multa de 270 euros por una falta de lesiones y a indemnizar a la víctima con más de 1.700 euros.
Además, la juez ha abierto una causa contra su exnovia por presuntamente haber mentido en su declaración como testigo; al no ser ya pareja del acusado tenía la obligación de decir la verdad en juicio.